•  |
  •  |
  • END

Los precios del crudo continuaron su ascenso ayer, acercándose a los 124 dólares el barril en Nueva York y a los 123 dólares en Londres, pese a una marcada consolidación de los stocks petroleros en Estados Unidos, primer consumidor mundial de energía.

Luego de alcanzar 123.80 dólares, el barril de West Texas Intermediate (WTI, denominación que identifica al “light sweet crude” negociado en EU) para entrega en junio terminó en 123.53 dólares, un récord de cierre, en el New York Merchantile Exchange (Nymex), ganando 1.69 dólar en relación al martes.

En las operaciones electrónicas posteriores al cierre logró un nuevo máximo en 123.90 dólares. En Londres, el barril de Brent del mar del Norte, más pesado y sulfurado --y en consecuencia más barato--, avanzó por su parte hacia la barra de 123 dólares. El contrato para entrega en junio alcanzó un techo histórico de 122.70 dólares en sesión, bajando a 122.32 dólares al cierre, un incremento de 2.01 dólares en relación a la víspera.

El Brent mejoró luego su récord subiendo a 122.78 dólares en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de la sesión.

Este nuevo incremento de los precios del crudo se produce cuando las reservas petroleras se reconstituyen marcadamente en Estados Unidos, al aproximarse la temporada estival de largos viajes en automóvil (driving season).

Los stocks de crudo estadounidenses subieron 5.7 millones de barriles la semana pasada, contra un aumento previsto de 1.63 millones, mientras que las reservas de gasolina aumentaron en 800 mil barriles, contra 100 mil barriles esperados por los analistas. Pero los temores se centran en el aprovisionamiento, subrayan los expertos.

“Todavía tenemos problemas en Nigeria, Irán desafía al mundo con su programa de enriquecimiento nuclear, y la demanda se mantiene fuerte en India y China”, explicó Robert Montefusco, corredor de Sucden.

Esta incertidumbre atrae fondos especulativos a los mercados petroleros, ya que el crudo se ha convertido en una inversión en sí misma, que garantiza cierta rentabilidad, subrayan analistas.

“En los últimos días se pudo observar un aumento de las posiciones especulativas”, señaló Montefusco.

Por otra parte, nuevas señales denotan una resistencia de la economía estadounidense, principalmente la aceleración wdel incremento de productividad en el primer trimestre, convenció a los inversores de que la demanda energética no caerá en Estados Unidos, pese a la desaceleración del crecimiento.

Ante esta disparada de los precios, la mayoría de los analistas revisó al alza sus previsiones de precios para 2008, estimando ahora que la cotización del barril de crudo se situará entre 150 y 200 dólares. El Banco de Inversiones Goldman Sachs, muy respetado por los mercados, publicó una nota el lunes indicando que el barril podría alcanzar 200 dólares en los próximos dos años.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus