•  |
  •  |
  • END

A punto de iniciar la siembra de primera, los pequeños productores enfrentan el problema de todos los años: la falta de suficiente financiamiento, algo que se esperaba disminuyera con el Banco de Fomento a la producción. Sin embargo, ahora el gobierno parece darle más importancia a los fondos provenientes de Venezuela.

En su largo discurso, en el que abordó la historia del problema del transporte en el país, el presidente Daniel Ortega destacó la disponibilidad de recursos que tienen los pequeños productores con los fondos del Banco del ALBA y el convenio Alba-Caruna, pero no mencionó el tan demandado Banco de Fomento, cuya ley creadora fue aprobada el año pasado.

Antes de una reunión que sostuvo ayer con los directivos de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, el ministro Agropecuario y Forestal, Ariel Bucardo, dijo que a pesar de que no entre a operar el Banco de Fomento “hay recursos en el país, y lo que se tiene que ver es cómo los vamos a compartir. El gobierno tiene una parte y la empresa privada otra”.

Aunque antes de que fueran gobierno, las actuales autoridades consideraban que no se debía tomar en cuenta a la banca formal porque no prestaban a los pequeños, ahora, Bucardo toma en cuenta lo que ofrecen las instituciones financieras como el Banco de la Producción, Banpro, y el Banco de Crédito Centroamericano, Bancentro.

“Hemos hablado con todos los sectores, y pareciera ser que no hacen falta muchos recursos. Lo que tenemos que ver es cómo podemos acceder a ellos”, indicó.

Dijo que sólo uno de los dos bancos está ofreciendo 100 millones de dólares para el sector agropecuario, además de lo que tiene el gobierno entre todas sus instituciones, que suman unos 60 millones de dólares.

El ministro indicó que el Banco de Fomento está en su proceso de conformación, y que la Asamblea Nacional y el gobierno deben trabajar en ello.

“Esperamos que este año comience a funcionar, pero el ciclo ya comenzó, ya lo tenemos encima y tenemos que ver los recursos con que contamos para ponerlos a trabajar a lo inmediato”, expresó.

Dijo que también es importante que la Superintendencia de Bancos revise algunos procedimientos, porque según le han dicho los banqueros, “en este país se castiga al sistema financiero si ponen recursos en el sector agropecuario, porque por cada cantidad de dinero que prestan al agro, le obligan a poner reservas, porque se supone que es riesgoso; y no pasa así cuando colocan recursos en el consumo y comercio”.


Interpretación de periodistas
Álvaro Fiallos, Presidente del Instituto de Desarrollo Rural, IDR, dijo que el desinterés de Ortega en el Banco de Fomento es una interpretación de los periodistas, “porque no escuché al Presidente decir que el Banco ya no va. Al revés, en los documentos que ha presentado en el Programa Nacional de Desarrollo Humano, uno de los puntos sobresalientes es la puesta en marcha del Banco de Fomento, que es lo que nosotros estamos apostando como gremio”.

El también presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, Unag, dijo que hay otros fondos provenientes del Banco del ALBA, de Albanisa, en lo que se conoce como el convenio Alba-Caruna y el Fondo de Crédito Rural, para mientras el Banco de Fomento comienza a trabajar.

“Nosotros consideramos que el Banco debe de ir, porque es un compromiso que existe desde hace rato, y en el Plan Nacional de Desarrollo Humano que el presidente Ortega presentó a la comunidad internacional está el Banco; significa que nosotros le creemos al documento y a la palabra del presidente”, dijo Fiallos.