•  |
  •  |
  • END

La construcción sigue en picada. La venta de viviendas se redujo hasta la fecha en un 50 por ciento en comparación con el año pasado, y organismos multilaterales no quieren adjudicar proyectos de adoquinado por considerar que el costo es demasiado alto. Pero los empresarios alegan que se debe a las alzas en los precios de los materiales de construcción.

El sector construcción está afectado seriamente por el alza en el precio internacional del petróleo, que mantiene el valor de los materiales de construcción incrementándose constantemente, afectando las obras públicas y privadas, dijeron representantes de la Cámara Nicaragüense de la Construcción, CNC.

A pesar de todo, la CNC inauguró ayer la Feria Expo Hábitat 2008, con las ofertas de vivienda de las urbanizadoras del país.

Sin embargo, el presidente de la organización, Roberto Lacayo, aseguró que las alzas afectarán la construcción de casas de precios económicos.

Consideró que el sector vivienda está moviendo 30 millones de dólares, mientras que hace un año la cifra era de 60 millones de dólares.

Agregó que los materiales de construcción se han elevado demasiado últimamente; tal es el caso del acero, que en los últimos 15 días subió entre un 40 y 50 por ciento.

“Es casi imposible seguir construyendo. Tenemos que buscar una reingeniería en nuestras empresas y el sector, para ver cómo podemos ofrecer a la gente viviendas que estén al alcance de la población”, subrayó.

Lacayo indicó que hay algunos proyectos de obras públicas que se licitaron, pero no se han adjudicado precisamente por el problema del aumento de los costos.

Explicó que algunos de esos proyectos se financiarían con el apoyo del Banco Mundial, a través del Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, entre ellos varios de adoquinado; pero dichas instituciones los pararon por los altos costos.

“El Banco Mundial alega que los precios de construcción por kilómetro son muy caros. Pero la verdad es que con los precios del petróleo, que han disparado la maquinaria, el cemento y todo, hace que el kilómetro cueste más que hace dos años”, apuntó.

Lacayo dijo que hace un año, construir un kilómetro de adoquinado costaba 180 mil dólares; ahora cuesta 280 mil dólares.

“Si seguimos esperando, en seis meses estaremos en 350 (mil dólares) y el país es el que está perdiendo. Le hicimos un llamado al MTI y al Banco Mundial para que se adjudiquen pronto, porque genera bastante mano de obra”, añadió.


Mejorar clima de inversión
El presidente de la Cámara de la Construcción, también consideró el discurso político como un factor importante para que el inversionista se anime a continuar inyectando recursos en este sector.

“Hacemos un llamado al gobierno para que haya un mejor clima de negocios. Creemos que debe haber un discurso que atraiga la inversión, y que ese discurso anime a los inversionistas a realizar inversiones tanto turísticas como en vivienda y energía”, dijo.