•  |
  •  |
  • END

El retraso de la revisión del programa económico de Nicaragua por parte del Fondo Monetario Internacional, FMI, y la falta de acuerdo para la firma del protocolo entre el gobierno y Unión Fenosa, preocupan al sector privado porque afecta el clima de inversión, además de los daños a la economía del país, que está dejando el paro de transporte.

Así se expresó ayer José Adán Aguerri, Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, durante la inauguración de la Feria Expo Hábitat 2008, donde manifestó que la situación económica del país es preocupante.

El dirigente empresarial señaló que la reunión del directorio del FMI programada para mayo se trasladó para junio, y espera que al reanudarse las actividades en la Asamblea Nacional a inicios del próximo mes, se logre aprobar la Ley contra el Fraude Eléctrico, que atrasa la aprobación del programa económico por parte del Fondo.

La Ley contra el Fraude Eléctrico es condición del Fondo para que el programa económico de Nicaragua entre a revisión al directorio del organismo multilateral.

Aguerri afirmó que espera que el país no salga del programa que tiene con el FMI, porque suficientes daños tiene Nicaragua como para que tenga que agregarse este problema, que implica el congelamiento de desembolsos importantes.

El presidente del Cosep dijo que preocupa al sector empresarial el impasse que existe sobre la firma del protocolo con Unión Fenosa, por lo cual, han solicitado al gobierno nicaragüense, al presidente de la empresa de energía eléctrica y al gobierno español, lograr una salida los más rápida a este tema, porque con ello se logrará que venga la inversión en energía eléctrica, algo que preocupa a los diferentes sectores del país.

Añadió que el gobierno nicaragüense no ha dado respuesta a la carta que le envió el Cosep, instándolo a destrabar la negociación con Unión Fenosa.


Paro costará más de lo estimado
Aguerri también expresó la preocupación que tiene el Cosep por el paro del transporte, problema para el cual fueron invitados a participar como facilitadores y garantes del proceso de negociación entre las dos partes: transportistas y gobierno.

El representante del Cosep consideró que los 17 millones de dólares que ha costado al país el paro de transporte, según estimación de los economistas, es mucho mayor, porque los costos se verán acumulados a lo largo del tiempo.

Consideró como una prioridad el abastecimiento de alimentos para la población, algo que ya se está sintiendo por efecto del paro, y por esa razón debe resolverse pronto.

Aguerri indicó que se está enfrentando un problema con las exportaciones e importaciones del país, que promedian 5 millones de dólares diarios, y las zonas francas están urgidas de que la materia prima llegue el lunes a las empresas para poder seguir operando, por lo cual están tratando de que se permita el paso de estos productos.

Señaló además que el transporte de carga necesita ciertas condicionalidades para volverse más competitivo, porque está en situación de desventaja en la región.

El presidente del Cosep dijo que la imagen que está dando el país en estos momentos no es nada positiva, y todos los costos se van acumulando en el tiempo, razón por la cual, hizo un llamado a los transportistas y al gobierno a que aceleren un acuerdo para terminar el conflicto.


Foto: