Ervin Sánchez
  •  |
  •  |
  • END

Nicaragua tendrá dificultades para enfrentar todos los compromisos políticos de exportación de alimentos que suscribió, si no inicia cuanto antes toda una estrategia que englobe infraestructura vial, financiamiento, asistencia técnica, solución a los problemas de propiedad, acopio y redes, y contactos de ventas al exterior, sostiene el sociólogo y economista Cirilo Otero.

Para Otero, el país no tiene la organización necesaria para incrementar grandemente la producción y la productividad agropecuaria, lo cual, aseveró, se produce por falta de un plan para el presente período, que considera tampoco está escrito.

Otero señala que lo que hay actualmente a nivel gubernamental es disposición de hacer las cosas, pero se está haciendo improvisadamente, al tiempo que señaló que el problema de la agricultura en Nicaragua, no únicamente financiero, se debe a la falta del Banco de Fomento; además que faltan temas como el de infraestructura, el de mercados, el de propiedad y el de asistencia técnica, entre otros.

Señala el cientista social, que aún cuando ya estuviera funcionando el Banco de Fomento, entregar dinero no es suficiente, dado que para producir eficiente y rentablemente, se requiere de una canasta de servicios para al menos 220 mil familias campesinas muy pobres, que se encuentran dispersas a lo largo del territorio nacional.

En ese sentido, considera que los servicios existentes son insuficientes para la demanda campesina de servicios a nivel técnico, financiero, de desarrollo, de servicios de inteligencia de mercados y de exportación.

Para Otero es necesario que se hagan esfuerzos simultáneos para que Nicaragua pueda acrecentar sus niveles productivos, y señaló que incluso ese tipo de acciones no dan resultados de la noche a la mañana, tampoco se resuelve en un ciclo agrícola, sino en varios.

Entre tanto, el presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG), Álvaro Fiallos, señaló que la Presidencia está trabajando en la propuesta sobre la constitución de la junta directiva y del gerente del Banco de Fomento, pero la Asamblea tiene que ratificar ese nombramiento.

Fiallos expresó que espera que en este mes se apruebe la junta directiva del Banco, que debe tener tres representantes de los gremios, uno del Caribe, y a los ministros que estarán representados; y posteriormente la institución comenzará funcionando a través de microfinancieras o bancos formales que tienen estructuras.

Para el presente ciclo dijo que ya hay acceso a algunos fondos, a través del Instituto de Crédito Rural y de la Caja Rural Nacional (Caruna), para financiar siembras de granos básicos o producción de lácteos, para poder cumplir con los compromisos internos y externos, tanto con salvadoreños, guatemaltecos, venezolanos, entre otros.