Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El petróleo parece determinado a alcanzar el umbral de los 130 dólares, y registró este martes un nuevo récord histórico al cotizarse a 129.60 dólares en Nueva York, en un mercado preocupado por el nivel considerado precario de la disponibilidad de crudo, cuando la demanda no cesa de crecer.

El barril de WTI superó sucesivamente las marcas de 128 y 129 dólares, para alcanzar en sesión los 129.60 dólares, nuevo récord absoluto. En el New York Mercantile Exchange
(Nymex) el barril de WTI para entrega en junio terminó en 129.07 dólares, un nuevo récord de cierre, en alza de 2.02 dólares en relación al cierre del lunes. En Londres, donde se negocia un crudo más pesado y más sulfurado, en tanto más barato, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en julio superó los 128 dólares, alcanzando 128.07 dólares, para cerrar en 127.84 dólares. “A menos que la economía estadounidense caiga en recesión, será difícil que los precios bajen este año”, explicó Phil Flynn, analista de Alaron Trading.

La disparada de los precios del oro negro no parece tener fin. Tras haber alcanzado el umbral de los 100 dólares el 2 de enero, el barril de crudo acumula un récord tras otro: 110 dólares el 13 de marzo, 115 dólares el 16 de abril, 120 dólares el 5 de mayo, y 125 dólares el 9 de mayo. Las cotizaciones se han más que duplicado en un año.El bloqueo de un depósito de combustible por parte de pescadores, y el anuncio de una huelga que podría afectar el aprovisionamiento en el puerto de Lavera-Fos (cerca de Marsella, Francia), segundo puerto europeo para hidrocarburos con 62.5 millones de toneladas transbordadas anualmente, sirvió de chispa para la disparada de los precios.

Pero esta vez no se trata de una fuerte interrupción de la producción, como fue el caso de la anterior, cuando a fines de abril una huelga en Escocia y sabotajes en instalaciones del grupo petrolero Shell en Nigeria azuzaron los precios.