•  |
  •  |
  • END

Más de 30 fincas centroamericanas empezarán a sembrar este año nuevas variedades de cacao genéticamente mejorado, que además de dar frutos de mejor calidad, serán resistentes a enfermedades como la moniliasis, informó la prensa local.

Cinco fincas fueron seleccionadas en Costa Rica, Belice, Honduras, Guatemala, Nicaragua y Panamá, para llevar a cabo la primera fase del proyecto Cacao Centroamérica, desarrollado por el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (Catie).

Los “superárboles” se sembrarán en hileras, y entre ellos habrá bananos, plátanos y otras especies que les proporcionarán sombra a los cacaotales, informa el diario La Nación.

Estas variedades superiores de cacao son clones de árboles que los investigadores han obtenido gracias a cruces genéticos, para lo que han combinado especies seleccionadas tras un minucioso estudio molecular, morfológico y agronómico realizado por botánicos del Catie, que este año cumple sesenta años como institución.

“Sin duda, cuando se concluya el proyecto, la diversificación y el valor financiero y ambiental en los cacaotales aumentará significativamente, gracias al uso de este ‘supergermoplasma’ (material genético que puede perpetuar una especie)”, afirmó Wilberth Phillips, responsable del proyecto del Catie, citado por La Nación.

La moniliasis (Moniliophthora roreri) destruyó en 1978 los cultivos de cacao de toda Costa Rica, y desde entonces se ha extendido por todo Centroamérica, responsable de la producción de un mil 500 de las 3 millones 102 mil toneladas que cada año salen al mercado.

“La demanda de cacao va en aumento, y las recientes investigaciones, que han demostrado que los chocolates sin aditivos tienen propiedades medicinales para proteger el corazón, limpiar las arterias, proteger contra ciertos tipos de cáncer y mejorar la capacidad de concentración de las personas, hacen pensar que el consumo crecerá aún más”, señaló Phillips, cuyo trabajo fue reconocido esta semana con el Premio Anual que confiere la World Cocoa Foundation.

Colección de lujo
En la sede central de esa institución, que este año celebra su sexagésimo aniversario, se conserva una de las colecciones de germoplasma de cacao más importantes en el mundo, designada por las Naciones Unidas como “Colección Internacional”.

Se trata de un museo vivo y al aire libre, que desde 1944 reúne la variabilidad genética de la especie “Theobroma cacao”. Actualmente abarca 17 hectáreas y posee de 850 introducciones de cacao procedentes de decenas de países tropicales.

Allí, Phillips y su equipo, tuvieron material de sobra para experimentar una y otra vez hasta que obtuvieron estas nuevas y potentes variedades.

Para ello, a algunas plantas les inocularon enfermedades: no sólo la moniliasis, sino también la mazorca negra ( Phytophthora palmivora ) y la escoba de bruja ( Crinipellis perniciosa ).

Algunos árboles desarrollaron una resistencia natural a las plagas, y a estos los cruzaron de forma sexual o asexual (a través de injertos) con otros que daban mejores frutos.

De esta manera obtuvieron los primeros clones que, nuevamente, fueron sometidos a estudio y cruzados entre sí, para dar origen a estos árboles superiores con los que, según estos científicos, urge repoblar Centroamérica.

El proyecto Cacao Centroamérica cuenta con el apoyo de asociaciones regionales y del gobierno noruego, y su presupuesto total no supera los 5 millones de dólares.