Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AP

El Banco Interamericano de Desarrollo anunció el martes la creación de un fondo de 500 millones de dólares, para mitigar en los países de la región los efectos del incremento en los precios de los alimentos, y evitar un retroceso en la lucha contra la pobreza.

“Hay 71 millones de personas en extrema pobreza en nuestra región”, dijo Luis Alberto Moreno, Presidente del BID. “En promedio, cerca del 58% de sus ingresos se destina a la compra de alimentos, por lo que sería el sector más afectado por los altos precios”.

Moreno formuló el anuncio rodeado de los ministros de Finanzas de Panamá, Nicaragua, Guatemala, Costa Rica, El Salvador, República Dominicana y Belice, reunidos en Washington para buscar acciones comunes frente a la crisis.

Guillermo Zúñiga, Ministro de Hacienda de Costa Rica, dijo que la presencia ministerial era “un indicio de las preocupaciones que tenemos” en Centroamérica, donde los precios de los alimentos y combustibles “afectan fuertemente nuestras economías”.

Zúñiga, quien también preside el Consejo de Ministros de Finanzas de Centroamérica y República Dominicana, dijo que el crecimiento económico obtenido por América Latina en los últimos seis años, con control de la inflación y buen manejo fiscal, puede perderse con “este fenómeno complejo y global”.

“Estamos ante una severa contradicción”, declaró. “Necesitamos inversiones, reactivar áreas productivas agropecuarias, tecnificarnos y mejorar la asistencia social. Pero al mismo tiempo tenemos restricciones presupuestarias”.

Desde enero de 2006 a marzo de 2008, los alimentos han subido internacionalmente en un 68%, según el BID. El aumento ha sido crítico para el maíz, que aumentó 128%, arroz un 100% y trigo 163%.

Un aumento sostenido del 30% en seis de los productos de consumo básico --trigo, maíz, carne, soya, azúcar y arroz--, significaría el retorno de unos 26 millones de personas en América Latina y el Caribe a la pobreza extrema, según el BID.


Biocombustibles
Moreno dijo que la producción de biocombustibles no necesariamente incrementa los precios, e hizo notar que Brasil, uno de los líderes mundiales, produce biodiesel a partir de la caña de azúcar y que el azúcar está en baja.

Indicó, sin embargo, que desearía que a la región “se establezcan estándares” para la producción de biocombustibles, a fin de tomar en cuenta las preocupaciones de los países más afectados, y que los programas que apoye el BID en energía renovable “no deterioren la producción de alimentos”.

El paquete de 500 millones de dólares que sería aprobado por el Directorio en los próximos 10 días, está orientado a objetivos de mediano plazo y tendrá “créditos blandos” de 20 millones de dólares para el fortalecimiento de las redes sociales, mejoras en productividad agrícola e infraestructura rural, y atención a los pequeños productores, dijo Moreno.