Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |

El concepto de un ingenio azucarero para producir simplemente azúcar y algunos subproductos ha cambiado. Esta industria es ahora una de las más fuertes generadoras de energía eléctrica, que le ahorra al país más de 53 millones de dólares en divisas, y la meta es llegar a ahorrar más de 114 millones de dólares al año, a partir de 2010, según el plan presentado al gobierno.

Durante el encuentro que el sector empresarial sostuvo con el gobierno, para analizar los Ejes de Desarrollo, el sector azucarero explicó que ese ahorro estará basado en una mayor generación de energía por biomasa, el incremento en la producción de biogás, que sustituye el búnker, y la producción de etanol para la exportación, entre otras cosas.

La propuesta menciona que en biogás los ingenios pasarán de 1.8 millones de galones de búnker a obtener 5.7 millones de galones del combustible en tres años, lo que significará un importante ahorro en la factura petrolera.

Esto se logrará con una mayor producción y procesamiento de la vinasa, un subproducto que se obtiene de la melaza, que luego pasa a un biodigestor para obtener el gas metano, que sustituye al búnker, combustible derivado del petróleo. Mario Amador, Director Ejecutivo del Comité Nacional de Productores de Azúcar (CNPA), dijo que el sector fue el segundo mayor generador de energía eléctrica este año, al producir unos 70 megavatios estables durante siete meses, superando a las generadoras hidroeléctricas, debido a los problemas que enfrentó el lago de Apanás en el verano y las posteriores fallas de esas plantas.

El plan de los ingenios es llegar a generar 100 megavatios de electricidad diariamente para vender a la red, una vez que se aumente la generación de biogás y se ponga en marcha la generación por más tiempo con madera de eucalipto.

Reforestar y producir energía

El Ingenio San Antonio puso en marcha el plan de reforestación con eucalipto, con el que se pretende pasar de 6 mil manzanas que tienen actualmente a 28 mil manzanas de este tipo de árboles, utilizando a productores pequeños de las zonas marginales de varios volcanes, como el Casita y San Cristóbal, para que siembren leña que pueda ser comprada por los ingenios para producir energía.

Actualmente se produce electricidad fuera de zafra por 45 días, con eucalipto, y la meta es aumentarla a cinco meses. Con esto se lograría generar seis meses con bagazo, cinco meses con madera y un mes se dedicaría al mantenimiento de las plantas.

Esta generación de energía por casi todo el año permitirá que la producción de etanol, o deshidratación del alcohol importado, se pueda extender también en tiempos fuera de zafra y que los ingenios utilicen su propia energía en su elaboración.

El potencial del etanol

Uno de los potenciales de crecimiento del sector azucarero está en el etanol, un biocombustible que se utiliza para mezclarlo con la gasolina y que por ahora lo está produciendo y exportando a Europa el Ingenio San Antonio.

Los planes del sector son que los otros ingenios: Monte Rosa, Montelimar y “Benjamín Zeledón” comiencen a elaborar el biocombustible, y se programaron la meta de llegar a producir 1 millón de litros diariamente para el año 2010.

El San Antonio tiene una capacidad de producción de 450 mil litros de etanol diarios, y según Amador, por el tamaño del ingenio, el Monte Rosa debería de instalar una planta con una capacidad similar, mientras que los otros dos ingenios, Montelimar y “Benjamín Zeledón”, podrían producir unos 70 mil litros diarios, para llegar casi al millón.

Algo importante que mencionó el funcionario de la CNPA es que además los ingenios tendrán capacidad de deshidratar alcohol, lo que permitiría importar alcohol para hacerlo aquí. Ya están encaminadas negociaciones con empresarios brasileños con ese objetivo.

Todas estas proyecciones requieren de una mayor producción de caña de azúcar, por lo cual está incluido en la propuesta un aumento de la producción de caña de 5 millones 50 mil toneladas a 6 millones 400 mil toneladas en tres años.

Además, la inversión de 80 millones de dólares para que los cuatro ingenios azucareros entren a la producción de etanol.

Demandas al gobierno

Para lograr todas las metas, el sector azucarero planteó varios puntos al gobierno, y el principal es que lo dejen trabajar tal como lo han venido haciendo, sin ningún tipo de intervención del Estado.

En segundo lugar, plantearon como algo fundamental para continuar con su desarrollo, que se flexibilicen algunas normas de transporte terrestre que afectan al sector.

Amador explicó que en la caña, el primer elemento de costos es el transporte, ya que este producto se traslada en doble rastra y hasta con cinco rastras por cabezal.

Agregó que el problema no es el peso, porque nunca se exceden, sino las dimensiones de los “trailers”, por lo cual solicitaron al Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) que revise las normas para que les permita trabajar igual, con puntos de control y medidas de seguridad.

Eliminar las dobles rastras ocasionaría, según los azucareros, mayores costos, porque tendrían que poner a trabajar más camiones, más personal y gastarían más combustible.

Otra solicitud de los azucareros es que se les permita a los productores privados comprar energía eléctrica directamente a los ingenios, para lo cual se debe revisar la normativa de la industria eléctrica, porque este beneficio sólo se aplica a los grandes consumidores.

Además, solicitaron al gobierno que les ayude a buscar a los productores que entrarían al proyecto de siembra de eucalipto, que permitirá un importante impacto ambiental y aumentar la capacidad de generación eléctrica del país en el futuro.

Una época dulce para la industria

La industria azucarera de Nicaragua vive su mejor momento de la historia. Así lo considera Mario Amador, Director Ejecutivo del CNPA, al señalar el nivel que han logrado en cuanto a tecnología, nivel de producción, exportaciones y el reconocimiento internacional de ser los más eficientes.

Como ejemplo de ello mencionó el caso del Ingenio Monte Rosa, que fue el primero en América en haber obtenido la certificación ISO 22000 para inocuidad alimentaria.

Asimismo, el Ingenio San Antonio fue el primero de la región en lograr la certificación ISO-9000 para todos sus procesos.

Agregó que la eficiencia en generación eléctrica de ambos ingenios es la más alta de la región.

Otro gran logro del sector es que hasta se está exportando tecnología, ya que la planta productora de etanol que se instaló en el Ingenio San Antonio posee tecnología de India, Estados Unidos y España, logrando un híbrido con lo mejor que se encontró en el mundo. El equipo técnico que montó la planta brinda asesoría a empresarios de Colombia y Centroamérica interesados en la fabricación de etanol.

El director ejecutivo de la CNPA mencionó también que el avance tecnológico les permite enfrentar las plagas en los cultivos a base de controles biológicos, lo que evita la contaminación del medioambiente.

La fuerte inversión que ha hecho el sector azucarero de 150 millones de dólares en los últimos diez años ha permitido, según el funcionario de la CNPA, aumentar considerablemente los rendimientos, al pasar de 40 toneladas de caña por manzana a promedios de 70 toneladas por manzana, en ocasiones llegando a 120 toneladas.

La exportación de azúcar para la zafra 2007-2008 será récord, estimada en 12 millones de quintales, superando los 11.4 millones logrados en el período anterior.