•  |
  •  |


Con la eliminación del impuesto de importación a los frijoles, el Gobierno pretende garantizar el abastecimiento en el país de suficiente grano en julio y agosto, meses en que se espera un déficit de 200 mil quintales al bajar las reservas y estar a la espera de la cosecha de primera.

Se espera importar 20 mil toneladas de fríjol rojo, que es la variedad de preferencia de consumo de los nicaragüenses, lote que vendría a sumarse a las existencias en el mercado. Y así también evitar que el precio del fríjol se “dispare” como el año pasado. “No estamos hablando de control de precios…”.

El Ministerio de Comercio también emitió un decreto con la reducción de aranceles hasta cinco por ciento para la importación de aceites comestibles, y  se eliminó los aranceles a la cebada, avena y productos a base de éstas, para que la industria de cereales y avícolas que los utilizan como materia prima, reduzca sus costos productivos y así lograr que el consumidor final no pague caro los alimentos. “Estamos pensando…”.

El consumo nacional de fríjol es de 100 mil quintales mensuales. El Ministerio de Comercio trabaja con los gremios productores y distribuidores de alimentos para que publiquen listas de precios sugeridos al consumidor, para disminuir el espiral inflacionaria por la especulación de precios con los granos básicos en los mercados.