Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

NUEVA YORK / AFP
Los precios del West Texas Intermediate (designación del “light sweet crude” negociado en EU) continuaron descendiendo este martes en Nueva York, bajando casi tres dólares como consecuencia de la recuperación del billete verde y temores sobre la demanda.

El barril de WTI para entrega en julio cerró en 131.31 dólares, abandonando 3.04 dólares en relación al lunes. La cotización del oro negro retrocedió cerca de 6%, en relación a su techo de 139.12 dólares alcanzado el viernes al término de una sesión histórica, en la que ganó más de 10 dólares.

En Londres, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en julio también cerró en baja, perdiendo 2.89 dólares, para terminar en 131.02 dólares.

“El petróleo baja a causa de los temores sobre la demanda y de una recuperación del dólar, luego que Ben Bernanke afirmara que la Reserva Federal no tolerará el riesgo de inflación”, explicó Bart Melek, analista de BMO Capital Markets.

Los mercados interpretaron las declaraciones del jefe de la FED como una señal de que el Banco Central estadounidense incrementará las tasas de interés en el futuro, perspectiva que favorece al dólar. El euro cayó en consecuencia de la barra de 1.55 dólar este martes.

La cotización del crudo reanudaba entonces la ruta divergente a la del dólar, trayectoria de la que se desvió muy poco en los últimos tiempos. En efecto, el debilitamiento del dólar atrae a los inversores hacia los mercados de materias primas cotizadas en dólares, y a la inversa, su encarecimiento los desalienta a invertir en esos mercados.

Además, “los inversores tienen la sensación de que la demanda podría contraerse aún más”, dado que el riesgo de inflación se suma a una economía mundial frágil, agregó Melek.

Tanto la Agencia Internacional de la Energía (AIE) como la Agencia estadounidense de Información sobre la Energía (EIA), revisaron a la baja este martes sus previsiones de crecimiento de la demanda mundial para 2008.

Sin embargo, los precios del crudo se habían recuperado en gran parte en la primera mitad de la sesión, superando incluso los 138 dólares el barril, al priorizar los inversores los elementos alcistas del informe de la AIE, y principalmente la fuerte revisión a la baja del incremento de la producción extra-OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo).