•  |
  •  |
  • END

Ante la presión que están provocando los precios internacionales de los alimentos y el petróleo en la inflación acumulada (el alza acelerada de los precios de los productos), el gobierno se trazó una nueva meta de contener ese indicador en la tasa registrada el año pasado, que fue de 16.88 por ciento, informó Bayardo Arce, asesor económico del presidente Daniel Ortega.

Luego de participar en la presentación del Plan Nacional de Desarrollo Humano a los diputados de la Asamblea Nacional, Arce afirmó que a como están impactando en la economía nacional los precios de los alimentos y el petróleo, “ya es difícil plantearse una inflación de un dígito”.

Antenor Rosales, Presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, confirmó que la tasa de inflación acumulada al mes de mayo llegó a 9.43 por ciento, impulsada principalmente por los altos precios de los alimentos.

En el programa económico que el gobierno firmó con el Fondo Monetario Internacional, FMI, estableció una meta de inflación que no llegaría al 10 por ciento, pero ante la espiral alcista que afecta al país, el gobierno ahora tratará de que no supere la tasa del año pasado, que fue la segunda más alta de América Latina.

Arce aseguró que el lograr contener el aumento de la inflación dependerá del esfuerzo que se está haciendo en la producción de alimentos, que es el rubro que más está impactando en el incremento del indicador.

Añadió que también está en marcha un plan de ahorro energético, que es otra cosa que está impactando en la inflación, así como el cumplimiento del plan de inversión pública, porque en la medida que se genere empleo y se cree riqueza, se logra atenuar el alza en los precios de los productos.

Según Rosales, los alimentos y bebidas significaron un porcentaje del 41.07 por ciento del total de la inflación acumulada al mes de mayo.


Tendencia especulativa
Por su parte, Alberto Guevara, Ministro de Hacienda, aseguró que el alto índice de inflación no nos debe sorprender, porque estamos siendo impactados por una realidad internacional que está provocando procesos inflacionarios graves en el mundo.

“España está pegando el grito al cielo; Inglaterra, Costa Rica y todos los países en la región están llegando a niveles de inflación nunca vistos antes”, subrayó.

Dijo que el alto nivel de inflación es el resultado de tendencias especulativas muy fuertes en los mercados de futuro, tanto del petróleo como de los alimentos, que nos están impactando.

Añadió que en Nicaragua un porcentaje que llega casi al 20 por ciento de la inflación está justificada por esa permanente campaña de crear expectativas negativas de gente que hace proyecciones sobre esta tendencia. Economistas independientes hicieron cálculos de una tasa de inflación acumulada del 27 por ciento para 2008.

Pero esas estimaciones “crean una situación de expectativa que impactan en el índice de inflación, y eso es grave”, indicó Guevara.

El ministro afirmó que también afectan las características propias de la economía nacional, que hace que tengamos que enfrentar costos más altos, porque por ejemplo, no tenemos un puerto en el Caribe y porque a veces a los productores les cuesta sacar la cosecha por los malos caminos que han estado deteriorados por años; y es necesario crear infraestructura que permita competir a los empresarios.

El ministro manifestó que están trabajado en función de aumentar la producción y darle valor agregado a la misma.

El funcionario señaló que el precio promedio de 76 dólares del barril de petróleo que se utilizó para calcular las proyecciones macroeconómicas de 2008, se hizo luego de consultar fuentes como el Fondo Monetario Internacional, FMI, la Unión Europea y la Secretaría de Energía de Estados Unidos, las que consideraban que pese a las fluctuaciones, ese sería el valor a considerar.

“Esta coyuntura nadie la puede prever, porque está acompañada de elementos especulativos muy grandes”, apuntó.

Sobres esas especulaciones mencionó el caso de los rumores sobre devaluación del córdoba, que se estuvieron lanzando hace varias semanas en el país, lo que resultó falso, pero que provoca que algunas personas tomen medidas de incrementar los pecios de los productos.