Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |
  • END

Es muy difícil de conseguir que el gobierno logre contener la tasa de inflación de 2008 al mismo nivel que la de 2007, cuando marcó un 16.88 por ciento, tomando en cuenta que el nivel acumulado a mayo de este año, de 9.43 por ciento, es casi el doble de lo registrado en el mismo período de 2007, explicó el economista Néstor Avendaño.

El Banco Central de Nicaragua (BCN) confirmó que la inflación acumulada a mayo es del 9.43 por ciento, y Bayardo Arce, asesor del presidente Daniel Ortega en asuntos económicos, dijo que la meta ahora es que al finalizar el año ronde la tasa de 2007: 16.88 por ciento.

El economista señaló que además de que la tasa de inflación a la fecha ya es el doble que el año pasado, el plan antiinflacionario que presentó el gobierno ante miembros de la Comunidad Internacional tendrá sus resultados en el mediano y largo plazo.

Avendaño dijo que es sorprendente que los altos cargos del BCN, junto con los técnicos del Fondo Monetario Internacional, FMI, hayan desplazado sus proyecciones inflacionarias anuales para este año desde 7 por ciento en el Programa Económico-Financiero 2007-2010, hasta 8 por ciento a mediados de 2007; luego hasta 9.5 por ciento en abril de este año para elaborar el Plan Nacional de Desarrollo Humano (PNDH), y ahora consideran que llegará al 16.88 por ciento que registró el año pasado.

“Las expectativas inflacionarias de los agentes económicos radicados en Nicaragua, se han reactivado con los anuncios dominicales de los precios de los combustibles líquidos en las estaciones gasolineras del país, y por la falta de regulación estatal de los precios de los combustibles líquidos con el Método ‘Precios Paridad Importación’, una práctica internacionalmente reconocida como la aplica el Estado de Nicaragua sólo al precio del gas licuado en la actualidad”, explicó.

Añadió que es inconcebible que recientemente se observara en el mercado local que el precio del diesel hubiese sido mayor que el de la gasolina, cuando el costo de producción de un barril de gasolina es mayor que el costo de un barril de diesel, lo que motivó a la ESSO reducirlo un poco más de 5 córdobas por galón hasta 25.15 córdobas por litro el domingo 8 de junio de este año.

El analista económico consideró que con la tendencia del precio internacional del petróleo --que lo estima en 120 dólares promedio anual en este año-- y si los precios de los combustibles líquidos continúan siendo fijados por el poder monopólico, se mantiene su pronóstico revisado el 28 de mayo de que la tasa de inflación acumulada en este año será del 27.1 por ciento.

Recordó que a inicios del año esa tasa la había estimado en 17.78 por ciento, tomando en cuenta un precio promedio anual del barril del petróleo de 100 dólares.


Inflación más alta que resto de Centroamérica
El economista señaló que la tasa de inflación acumulada de Nicaragua a mayo de este año, de 9.43 por ciento, es 80 por ciento superior al promedio de la tasa acumulada del resto de los países centroamericanos.

“Este resultado no es novedoso, debido principalmente a la persistencia de dos severos problemas estructurales observados en el mercado local de combustibles y de energía eléctrica, como son el consumo ineficiente de hidrocarburos, que eleva los costos de producción del país, y la alta dependencia de combustibles para la generación de electricidad (en 2007, el 70 por ciento de la energía eléctrica fue generada por plantas térmicas)”, explicó.

En el año 2007 se consumieron en el país casi 2 millones de barriles de combustibles para producir un mil millones de dólares de Producto Interno Bruto, lo cual es 75 por ciento superior al promedio de la intensidad petrolera del mundo.

Recordó que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Nicaragua es como su economía, es decir, eminentemente agropecuario, y que los alimentos ponderan el 30 por ciento de ese índice.

Por tal razón, en los primeros cinco meses del año, el grupo alimentos y bebidas contribuyó a explicar el 55 por ciento de la tasa de inflación acumulada en el mismo período.

“Ojalá que en la próxima reforma presupuestaria el Gobierno de Nicaragua capitalice en mejor forma al Banco de Fomento ‘Produzcamos’, para facilitar un crédito menos caro a los productores agropecuarios, que no son sujetos de crédito en la banca comercial privada del país”, dijo Avendaño.

Añadió el economista que también debería capitalizarse a la Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos (Enabás) para que regule en una forma apropiada los precios al consumidor de granos básicos, con el fin de amortiguar la inflación galopante que estamos observando en este año.



Inflación acumulada en Centroamérica
A mayo de 2008
Guatemala 5.82%
Honduras 5.52%
El Salvador 4.64%
Nicaragua 9.43%
Costa Rica 5.02%
Fuente: Néstor Avendaño.