Máximo Rugama
  • Estelí |
  • |
  • |


Pese al desastre que provocó el huracán “Félix” en gran parte de la Región Autónoma del Atlántico Norte, la ayuda a varias zonas como San Andrés y San José de Bocay ha sido nula, y miles de familias enfrentan hambre y enfermedades, aseveraron líderes comunitarios, maestros y miembros de las comisiones de Justicia y Paz, que se movilizaron hasta Estelí a solicitar ayuda.

Ellos sostuvieron reuniones con el coordinador regional de la Asociación Pro Derechos Humanos, Anpdh, Roberto Petray, a quien expusieron sus dificultades, y concertaron una reunión de trabajo con el cardenal Miguel Obando, quien coordina la Comisión Nacional de Reconciliación, al que solicitarán apoyo directo.

Organismos como el Programa Mundial de Alimentos tienen alguna presencia en ciertas zonas, señaló el líder comunal Marcos Serapio Martínez, quien dijo que es tal el olvido que ni los alcaldes llegan a visitarlos. Detalló que necesitan de programas que promuevan el desarrollo.

“Como nicaragüenses tenemos el derecho de exigir del Estado un apoyo más efectivo y aspirar a una vida mejor”, dijo por su parte el profesor y coordinador José Antonio Talavera.

La situación se agrava más porque la agricultura es de autoconsumo. No existen rubros como cacao o café, que son el redituables.

Reconocieron que alguna ayuda de parte de ONG nacionales y del PMA les ha llegado, pero de manera esporádica.
Serapio Martínez, quien coordina zonas como Raudales y Raití, dijo que la situación es lamentable. Hay sectores como Raudales cuyos territorios están divididos entre Waspam y San José de Bocay, y las autoridades de esos núcleos poblacionales los mantienen en el olvido.

Los dirigentes señalaron que recién pasado el desastre provocado por “Félix” el gobierno mandó tres helicópteros del Ejército con ayuda, pero ésta resultó poca, ya que debía de distribuirse entre cinco mil cien personas.

El Programa Mundial de Alimentos ahora llevó ayuda, pero quedaron decenas de familias de seis territorios sin atención, criticó el líder José Antonio Talavera Prado.
Concluyeron criticando el hecho de que el gobierno regional, el nacional y organismos hayan centrado su interés sólo en lugares como Puerto Cabezas, olvidándose de las zonas remotas.