•  |
  •  |
  • END

El gobierno del presidente Daniel Ortega debe llamar a la multinacional ESSO Standar Oil a negociar urgentemente la regulación de los precios de los combustibles líquidos, porque se han convertido en el motor de las expectativas inflacionarias que están ahogando al país, afirmó un destacado economista independiente.

Semana a semana los precios de los combustibles han venido subiendo, en tanto que en el mercado internacional el crudo ha mantenido una tendencia al alza alcanzando casi los 140 dólares el día de ayer.

De acuerdo al monitoreo realizado por el Instituto Nicaragüense de Energía, los precios promedios de los combustibles en el país se elevaron fuertemente hasta alcanzar, en el caso de la gasolina regular, un total de un córdoba con 14 centavos el galón; la súper se elevó 85 centavos por galón; el diesel subió un total de 3.86 córdobas por galón y el kerosene se elevó a 3.95 córdobas por galón.

Estas alzas, de acuerdo a los especialistas, están afectando severamente a la economía nacional e incrementando los costos de operación, lo que está bajando la competitividad de la producción nicaragüense.

Al respecto el doctor en economía, Néstor Avendaño, llamó la atención en el sentido que se debe negociar con la ESSO porque el constante incremento de los combustibles está elevando la tasa de inflación, poniendo como expectativa la posibilidad de que el índice de precios del país pase del 20 por ciento en 2008, aunque oficialmente el Banco Central calcula que no pasará del 16.88 alcanzado en 2007.

Avendaño aclaró que regular no significa controlar, fijar, ni mucho menos congelar, pero señaló que con las reformas estructurales de los 90, al Estado le quitaron las capacidades de regulación sobre estos precios monopólicos y ahora se le puede demostrar al Fondo Monetario Internacional, al Banco Mundial y al Banco Interamericano de Desarrollo, que la liberalización del mercado hidrocarburos fue un fracaso.


Amortiguar inflación
En ese sentido dijo que es urgente amortiguar los impactos inflacionarios provenientes del exterior, al tiempo que llamó a establecer por fin el Banco de Fomento y solicitar a la Superintendencia de Bancos que dicte normas prudenciales apropiadas para ese tipo de institución financiera, especialmente si va a especializarse en la concesión de créditos al sector agropecuario.

La urgencia se explica por la necesidad de conceder créditos más baratos a los productores que no son sujetos de crédito en el sistema bancario convencional del país, y a la parte hacer en forma simultánea una transferencia de tecnología por parte del Estado, con el propósito de producir más granos básicos y con mejor calidad.

A la par planteó la necesidad de capitalizar a la Empresa Nacional de Alimentos Básicos, con el fin de que pueda potenciar su capacidad de habilitación al campesinado y de acopio de cosechas, para revertir la influencia comercial de los salvadoreños en el agro y regular los precios de los granos básicos en momentos de escasez.


Mejorar clima inversionista
Dijo además que se requiere crear un adecuado clima inversionista para promover la explotación de recursos renovables para la generación de electricidad, e independizarnos en el menor plazo posible de los hidrocarburos, con los cuales en la actualidad se genera entre el 70 y el 80 por ciento de la energía servida en el país.

El doctor en Economía señaló que en el mediano y largo plazo se requiere licitar internacionalmente la construcción de un ferrocarril en el Pacífico y luego hacia el Atlántico, con el propósito de unirlo al proyecto de un puerto de aguas profundas con el de Monkey Point, y disminuir de tal manera los costos de transporte de carga.