Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Redacción Central

La baja capacitación de la mayor parte de la población centroamericana en las áreas de mayor demanda en el mundo actual, está afectando el desarrollo de las inversiones en la región, incluyendo a Nicaragua, donde el nivel inversionista es bajo y una buena cantidad de proyectos están casi estancados.

El planteamiento lo recoge Capitales.Com de declaraciones dadas por Eric Quesada, representante regional de Manpower para Centroamérica y República Dominicana, quien señaló que el incremento de la inversión extranjera en el istmo demanda un perfil de trabajadores que el mercado ya no puede satisfacer.

El crecimiento de la inversión extranjera en la última década en la región, sobre todo en el sector de servicios, demanda de trabajadores bilingües en la mayoría de los casos, especialmente porque en Centroamérica, que está muy cerca de los Estados Unidos, ha mejorado mucho las comunicaciones de la región.

La existencia de una amplia comunidad latina dentro de la población estadounidense, incentivó la llegada de capital al istmo; pero la población más calificada ha sido absorbida por las empresas que se han establecido, y ya están faltando trabajadores calificados para puestos como el de empresas de comunicaciones internacionales.

La falta de capacitación suficiente lleva a los trabajadores de la región a tener remuneraciones más bajas al no ser bilingües, y de hecho Nicaragua se encuentran en uno de los sitios más bajos en la región en cuanto a personal que requieren estas compañías.

Los países que tienen el personal más capacitado en la región son Costa Rica y Panamá, seguido por Guatemala, El Salvador y Honduras. “De acuerdo al representante de Manpower, uno de los principales problemas es que la región gradúa a profesionales en especialidades que no poseen demanda dentro de los sectores de mayor desarrollo”.

La región de hecho debe hacer un esfuerzo adicional para invertir en capacitación y trabajar por atraer inversión tecnológica.

Esta situación, de acuerdo a una publicación de La Prensa de Honduras, se refleja en el vecino país como un descuido en la capacitación del recurso humano, para que la industria local sea más eficiente y altamente competitiva para enfrentar la liberación de los mercados.

Según el diario hondureño, que cita un estudio de la Asociación Nacional de Industriales, ANDI, de la Agencia Alemana de Cooperación, y la Secretaría de Industria y Comercio, los bajos índices de competitividad y de productividad de la industria hondureña están ligados al bajo nivel educativo, y a una mano de obra pobremente capacitada.

Los datos preliminares entregados por medio de este estudio, que será dado a conocer totalmente a inicios de julio, revelan que la industria hondureña, a causa del déficit de personal capacitado, se encuentra en un penúltimo lugar en la región centroamericana, sólo superando a la nicaragüense.

La investigación, según la publicación, incluyó los estándares de calidad y normas internacionales, innovación y tecnología, alianzas y asociatividad, encadenamientos productivos y fomento de la producción, por lo que añade Jimy Dacaret, Presidente de la Asociación Nacional de Industriales, que es imperativo mejorar el recurso humano para que los tratados de libre comercio sean aprovechados mediante una mejor participación en esos mercados.