•  |
  •  |
  • END

NUEVA YORK / AFP
El precio del barril de West Texas Intermediate inició la semana a todo ritmo este lunes en Nueva York, rozando la barra simbólica de los 140 dólares, en un mercado muy volátil, dividido sobre el nivel de disponibilidad de crudo.

“La semana comenzó como un obus”, resumió con ironía John Kilduff, analista de la casa de corretajes MF Global.

Los precios del barril de WTI (designación del “light sweet crude” negociado en EU) se dispararon en la mañana, subiendo más de cuatro dólares súbitamente para alcanzar 139.89 dólares, un nivel jamás alcanzado desde el comienzo de la cotización a inicios de 1983 en Nueva York. Su anterior marca de referencia --139.12 dólares-- había sido alcanzada el 6 de junio.

Los precios se replegaron luego para terminar la sesión en 134.61 dólares, en baja de 25 centavos en relación al viernes, en el New York Mercantile Exchange (Nymex).

En Londres, donde se comercializa una calidad de crudo más pesado y en consecuencia más barato, la sesión también estuvo marcada por fuertes movimientos erráticos: luego de alcanzar 139.32 dólares el barril, borrando su récord anterior --138.12 dólares-- establecido el 6 de junio, el Brent se replegó a 134.71 dólares al cierre, en alza sin embargo de 46 centavos respecto al viernes.

“La debilidad relativa del dólar y las perturbaciones en centros de producción en Noruega, provocaron la disparada de los precios”, explicó Bart Melek, de BMO Capital.

El billete verde valía más de 1.54 por euro el lunes, contra cerca de 1.53 dólar el viernes. Al bajar, la moneda estadounidense hace más baratas las materias primas que cotizan en dólares para los inversores extranjeros, quienes buscan protegerse de la inflación. El grupo petrolero noruego StatoilHydro anunció el lunes la interrupción de la producción en sus plataformas del mar del Norte, luego de un incendio ocurrido la víspera. La producción fue reducida el lunes en 150 mil barriles diarios, ó 7% de su nivel normal.