Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

“Política Agrícola Centroamericana requiere más recursos

En el marco de la XXXI Reunión de Presidentes de los países del Sistema de Integración Centroamericana, realizada en diciembre pasado, se aprobó la llamada “Política Agrícola Centroamericana 2008-2017”, que constituye la agenda para fortalecer la integración regional, la competitividad del sector agrícola y la seguridad alimentaria de los centroamericanos.

La política reconoce el rezago que presentan las áreas rurales frente a las urbanas en términos de educación, salud, acceso a agua potable y electricidad, sin olvidar que la población rural representa cerca de la mitad de la población total del istmo y que el 70.9% de los hogares rurales, ocupados en actividades agropecuarias, viven en condiciones de pobreza.

La Política descansa sobre dos ejes articuladores: 1) Competitividad y Agronegocios, y 2) Financiamiento y gestión de riesgos. El primer eje incluye las áreas de política relacionadas con el comercio intra y extraregional, la revisión y armonización de la normativa sanitaria y fitosanitaria, y la promoción del diálogo, la investigación y la cooperación regional e internacional para el desarrollo de nuevas tecnologías y mejores prácticas que eleven la competitividad.

En el segundo eje se incorporan la promoción y diversificación de los servicios financieros rurales, tales como los seguros para enfrentar los desastres naturales. Asimismo, se incluye el desarrollo de un sistema de información agroclimática.

Por otro lado, la Política establece tres temas transversales: 1) Dar especial atención a las pequeñas y medianas unidades de producción agrícola, que utilizan fuerza de trabajo familiar y en donde los niveles de productividad son bajos; 2) La promoción de la gestión agroambiental, para que el proceso productivo aporte a la seguridad alimentaria y a la sostenibilidad ambiental, social y económica; y 3) Reforzar la institucionalidad, reforzando tanto el marco normativo como las instituciones públicas, privadas y la sociedad civil que pertenecen al ámbito rural.

La Política Agrícola Centroamericana sienta las bases para el desarrollo rural. Sin embargo, para llevarla a la práctica los gobiernos deberán reconocer que necesitarán de más recursos financieros para aumentar significativamente la inversión social y la infraestructura en el medio rural, así como para impulsar el catastro rural, los programas de acceso a la tierra y la generación de empleos dignos y políticas de protección social.