Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

NUEVA YORK

Los precios del petróleo terminaron con neta baja este lunes en Nueva York, bajo señales de apaciguamiento de la situación en Irán, cuarto país productor del mundo, que expresó su disposición a asumir compromisos sobre su programa de enriquecimiento de uranio.

En la New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de WTI (West Texas Intemediate, el crudo “light sweet crude” producido en Estados Unidos) retrocedió 3.92 dólares, para terminar en 141.37 dólares.

Durante la sesión, el barril de crudo cayó a 139.50 dólares, alejándose del récord del jueves, cuando llegó a 145.85 dólares. “El mercado hizo una pausa tras su disparada del fin de semana pasado”, comentó Mike Fitzpatrick, de MF Global.

Entre los factores que habían impulsado las cotizaciones hacia nuevos records en las últimas sesiones, se contaba el temor de un ataque israelí a Irán, que parece haber disminuido.

“Una brisa de optimismo que permite esperar una solución pacífica, sopló sobre el mercado cuando se supo que Irán había enviado una respuesta oficial a Javier Solana, el jefe de la diplomacia europea”, explicaron los analistas del banco Barclays Capital.

El sábado, el portavoz del gobierno iraní, Gholamhossein Elham, dijo que su país estaba listo para negociar con las grandes potencias, pero sin renunciar a sus “derechos” de seguir adelante con su programa nuclear, señal de que probablemente “Irán va a suavizar su posición”, según Fadel Gheit, de Oppenheimer.

Por otra parte, la baja de las cotizaciones se sostuvo en la sesión por una subida del dólar, que desestimula las compras de materias primas.

Pero el dólar volvió a caer ante la divisa europea, lo que atenuó un poco el reflujo de las cotizaciones del crudo. Hacia las 19H00 GMT, un euro valía 1.5735 dólares, más que el viernes por la tarde (1.5700 dólares), pero lejos de su pico del miércoles de 1.5909 por dólar.

Otra novedad que tranquilizó sobre la oferta, fue la de que el huracán Bertha, el segundo de esta temporada en el Atlántico, “se va a mantener lejos de las instalaciones petroleras”, comentó Phil Flynn, de Alaron Trading.