Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

La apuesta por los pequeños

En Nicaragua, las fuerzas productivas están muy atrasadas, no sólo por el papel que se le asignó al país de abastecedor de materias primas baratas, sino también porque los grandes productores confiaron su fuente de ingresos más en la escasa remuneración que por la vía de mayor productividad y eficiencia, o por mejores negociaciones.

Por ello no es de extrañarse que los rendimientos agrícolas en Nicaragua sean menores a los del resto de Centroamérica, aunque este país cuente con mejores tierras.

Al desarrollarse la reforma agraria de los ochentas, muchos colonos y aparceros pasaron a ser propietarios. Sin embargo, en muchos casos son minifundios y realmente es poco lo que se ha logrado en el mejoramiento de los rendimientos productivos, lo que tiene que ver la falta de tecnologías adecuadas como: semillas, fertilizantes, preparación de suelos, entre otros.

La tierra es uno de los principales recursos naturales con que contamos, cuya calidad es de la mejor en toda Centroamérica. También contamos con el agua en cantidad y calidad suficiente para contribuir al desarrollo productivo. Nos falta ponernos de acuerdo en cómo usar eficientemente estos recursos, como un apoyo decidido a estos sectores para lograr las condiciones adecuadas para mejorar la productividad.

La experiencia de la Cooperativa Multisectorial de Santa Lucía señala que siempre sembraban frijoles rojos con bajos rendimientos y con mucho desgano aceptaron trabajar el retinto o el chile, debido a que lo pagaban más bajo, pero descubrieron que con los más altos rendimientos que podían obtener mas. El pago total era superior al que obtenían por el frijol rojo, por lo que optaron por cambiar su perfil.

A pesar de las oportunidades que ahora se abren con los precios de los productos de consumo, ya muchos se desestimulan por los altos costos de los agroquímicos que se demandan para una buena producción. Las empresas importadoras dicen que las importaciones de Venezuela no les permiten programarse correctamente, y en todos estos casos, cuando estos productos no están a tiempo, se causa mucho perjuicio, por lo que su precio se incrementa.


Rendimientos promedios por sacos de 100 Kg/ Ha