• |
  • |
  • END

La desaceleración de la economía estadounidense y el fuerte incremento en los precios del petróleo, afectarán la actividad turística en Centroamérica, con la reducción del número de visitantes a partir del segundo semestre de este año, según un informe preliminar de la Comisión Económica para América Latina, Cepal.

El documento, denominado “Perspectivas del turismo en Centroamérica ante los problemas económicos internacionales”, señala que si bien en la primera mitad de 2008 la desaceleración económica de Estados Unidos aún no se percibía claramente en la actividad centroamericana, “es muy posible que a partir de la segunda mitad del año en curso sea afectado el intercambio comercial entre la región y ese país”.

Hace pocos días la Organización Mundial de Turismo, OMT, publicó un informe que refleja que en Nicaragua el turismo se encuentra estancado en el primer semestre del año, con un 7 por ciento de crecimiento, la misma tasa del año pasado en igual período.

La información de la Cepal indica que el incremento de los precios del petróleo, ha significado que el costo del combustible desplazara por primera vez a los costos laborales como el renglón de mayor peso en los costos totales de la industria aérea a nivel mundial.

“El costo del combustible significó el 25.5 por ciento del total de los costos de operación en 2006, a diferencia del 22.5 por ciento de 2005 o del 12 por ciento en 2001”, expresa el organismo.

Añade que en junio de 2008 el costo total de la gasolina para la industria de aeronavegación representó el 40% de sus costos de operación.

“La débil creación de empleos, la incertidumbre de los mercados financieros, y el alza en los precios de los alimentos y de los combustibles, pueden llevar a ciertos sectores de ese país (Estados Unidos) a prescindir de sus vacaciones”, indica el informe.

Dependencia de
Estados Unidos
La tercera parte de los turistas que llegan a Centroamérica provienen de Estados Unidos, razón por la cual la Cepal considera que la demanda por los servicios de turismo en el istmo, resultará impactada por la desaceleración económica en el país norteamericano.

Añade que las dificultades que enfrentan actualmente los migrantes para entrar a Estados Unidos, debido a las medidas mucho más estrictas adoptadas por ese país, además de las dificultades de los connacionales que ya habitan allí para encontrar trabajo en este período de estancamiento económico, pueden desalentar los viajes por motivos familiares a sus países de origen.

Aerolíneas afectadas

El documento menciona las presiones financieras que están enfrentando las aerolíneas a nivel internacional, por el alto costo del combustible, lo que está provocando la disminución de números de vuelos y el aumento de las tarifas aéreas entre un 20 y un 30 por ciento en 2008.

“En consecuencia, la reducción de los viajes adquirirá más fuerza en los próximos meses, salvo que el precio del petróleo crudo se revirtiera a niveles de 100 dólares el barril. Existen casos recientes de empresas de transporte aéreo local que han suspendido sus servicios debido a los altos costos, afectando así la disponibilidad transporte hacia sitios al interior de algunos países”, añade el informe.

Factores positivos

En medio de los nubarrones, la Cepal considera algunos factores que podrían ser positivos para Centroamérica. Uno de ellos es que la depreciación del dólar de los Estados Unidos frente a otras monedas afecte la toma de decisiones de los viajeros de ese país, que podrían desviar sus proyectos de viajes de Europa hacia el Istmo Centroamericano, donde el dólar mantiene su valor frente a las monedas locales.

Asimismo, ante la señal que el turismo intrarregional es casi la mitad del turismo total en la región centroamericana, y que aunque su comportamiento frente a esta crisis no es fácil de predecir, es posible que algunos visitantes sustituyan medios de transporte para mantener sus planes de viajes hacia lugares vecinos, debido a las cortas distancias.

Además, que probablemente los turistas centroamericanos que anteriormente viajaban fuera de la región ahora se dirijan a sitios más cercanos. Esto ayudaría parcialmente a mantener este tipo de turismo y evitar una mayor disminución en el flujo de visitantes.