• |
  • |
  • END

Más de 25 mil pequeños y medianos productores de unas 500 comunidades rurales en todo el país, se beneficiaron de la cooperación técnica del Instituto Interamericano de Cooperación Agrícola (IICA) y de sus socios, durante el año 2007.

La cooperación técnica fue dirigida a unas 500 comunidades rurales nicaragüenses dedicadas a la producción orgánica y convencional de alimentos, destaca un informe de la institución de cooperación multilateral.

De acuerdo al representante del IICA en Nicaragua, doctor Gerardo Escudero, “la prioridad de la institución son las comunidades rurales y los pequeños productores, y la actual crisis internacional de precios de los alimentos se encargó de confirmar que el camino de la producción eficiente es la ruta directa para convertir la crisis en una oportunidad para el país y para los más pobres”.

El doctor Escudero manifestó en el informe publicado por la institución, que los testimonios de líderes de comunidades rurales y de asociaciones de productores de frijoles, miel y cacao orgánico, artesanías, productos agrícolas manufacturados, revelan lo dicho en cuanto a las posibilidades que se presentan con la actual crisis de alimentos en el mundo.


Establecen alianzas
Según el doctor Escudero, se han establecido alianzas con instituciones públicas y con numerosos organismos nacionales e internacionales para promover el desarrollo técnico y económico de unos 25 mil pequeños y medianos productores en casi todo el país, ejecutando a lo largo de 2007 y durante la primera mitad de 2008, diferentes proyectos de cooperación técnica en 13 de los 16 departamentos del país.

Algunos de estos proyectos también han sido ejecutados en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), con el apoyo de recursos económicos que provienen de las agencias oficiales de cooperación de Austria, Suiza, Finlandia, Japón, Alemania, Estados Unidos, la Unión Europea, entre otras.

En su cooperación, de acuerdo al informe del doctor Escudero, el IICA incorporó “acciones innovadoras” para mejorar la producción orgánica y lograr la transformación agroindustrial del cacao y de la miel de abeja, sectores que sustentan a cerca de un mil 300 familias de pequeños productores.

La institución también sobresale su apoyo para la conformación de una red de productores de grano y semilla de frijol, y con la introducción de beneficios húmedos para mejorar la calidad del café, con la elaboración de quesos finos en condiciones de fincas rústicas y con la consolidación del programa de huertos escolares.

“Todas las acciones que provoquen la revaloración de los productos agropecuarios, afianzan nuestro papel en la lucha contra la pobreza rural”, considera el Dr. Gerardo Escudero.