•  |
  •  |

A la destrucción en los cultivos causada por las lluvias, ahora se suma una plaga de ratas que también está causando estragos en los plantíos de diferentes granos, en varias áreas productivas del territorio nacional.

De acuerdo a Mayra Mendoza, exbeneficiaria del proyecto Plan Patio del Consejo de Iglesias Evangélicas Pro Alianza Denominacional, Cepad, una plaga de ratas  está dañando  los  plantíos de maíz y arroz; además no cuentan con la dirección del Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, para proteger los cultivos.

“Mi familia perderá por los menos 4 manzanas de maíz y no tenemos ninguna asesoría de técnicos del  Magfor para combatir  la plaga de ratas”, expresó Mendoza, productora del municipio de Buenos  Aires, departamento de Rivas.

La población de las  comunidades de  Cumaica Norte-Sur, El Reloj, Malacatoya y otras  en la zona húmeda, se encuentra aisladas al destruirse los caminos por derrumbes y  crecida de los ríos a causa de las lluvias. En la  zona seca, también hay grave daños en los  caminos y cultivos de frijoles que se habían sembrado antes del temporal, aseguró Joel Rodríguez, técnico del Cepad, en San José de los Remates, municipio de Boaco.

De igual forma, un centenar de productores de comunidades de la zona seca de Tierra Blanca, La Majada y la Laguna, temen perder sus cultivos de granos básicos, antes el aumento del caudal de los ríos cercanos.

En el circuito de comunidades de La Pita, Cañas Blancas y Aragón,  al sur oeste de Jinotepe, donde el Cepad, ejecuta proyectos de desarrollo, se calcula las pérdidas de más de 335 manzanas, de las  cuales, 185 son de frijoles, 90 de maíz, 30 de sorgo y 22 de arroz de variedad alta, según datos preliminares de la organización.

También en el Norte
Más al Norte del país, en Estelí, varios productores del municipio de Condega, concordaron que si la intensidad de las lluvias disminuye, es posible que los cultivos de frijoles y sorgo que tienen sembrados en la etapa correspondiente a la postrera se salven.

Santos Luis Hernández, acotó que en las partes bajas y en las planicies los cultivos hasta ahora con las lluvias caídas, han sido fuertemente afectados, lo que está provocando un cambio en las expectativas de cosecha.

En periodos de postrera, en el municipio de Condega este año, los campesinos habían sembrado casi siete mil manzanas de terreno con frijoles, sorgo y otros rubros. Se estima hasta ahora que el 52% de esa cantidad fue afectado por las lluvias, aunque los labriegos indican que la destrucción de cultivos
fue mínima.