•  |
  •  |

Los empresarios del sector privado siguen esperando que la Procuraduría General de la República, PGR, dé trámite a la solicitud del Presidente de la República, Daniel Ortega, y proceda a cancelar a sus antiguos dueños el valor de las acciones de Laboratorios Solka.

“Nosotros seguimos esperando expresiones de legitimidad de parte del gobierno en el caso de Laboratorios Solka, y lo más conveniente es que las autoridades nacionales reconozcan esos derechos suspendidos a los legítimos dueños”, manifestó Roberto Solórzano,  quien centra sus esperanzas en una orden del Presidente Daniel Ortega, de resolver ese asunto con los socios mayoritarios privados, por la vía de la compra de sus derechos accionarios.

“A nosotros nos preocupa que a pesar de que existe una orden presidencial de resolver el caso lo más pronto posible, la PGR  siga engavetando el mismo, y esperamos que ahora que ya han pasado las elecciones le den tramite a esta solicitud”, dijo Solórzano.

Que nos paguen
Solórzano no espera nada más que el reconocimiento de los derechos indebidamente suspendidos a sus antiguos dueños.

“Lo único que pedimos es el resarcimiento de las acciones de los dueños, y que cancelen el valor de las acciones de los Laboratorios Solka, según lo acordado con el Seguro Social en el 2008, eso sí, tiene que ser a precios actualizados, no es una propuesta donde se espera gran utilidad, pero creemos que es justa”, explicó Solórzano.

Mario Amador, Presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua, Cadín, indicó que hasta el momento no hay avances en el caso. “Este tema incluso lo retomamos en la reunión de seguimiento con el Gobierno, pero no hubo avances”, indicó el dirigente empresarial.
El mencionado laboratorio fue propiedad de la familia Solórzano hasta que, tras una intervención judicial en enero de 2007 quedó en manos de la PGR.

Al año siguiente, el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, decidió hacer una oferta a los antiguos dueños, impedidos de entrar a las instalaciones.

 

La oferta de compra

4 millones de dólares es la oferta que hizo el INSS por la compra de Laboratorios Solka.

Mario Amador, Presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua, Cadín, indicó que hasta el momento no hay avances en el caso.

“Este tema incluso lo retomamos en la reunión de seguimiento con el Gobierno, pero no hubo avances”, indicó el dirigente empresarial.

El mencionado laboratorio fue propiedad de la familia Solórzano hasta que, tras una intervención judicial en enero de 2007 quedó en manos de la PGR.

Al año siguiente, el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, decidió hacer una oferta a los antiguos dueños, impedidos de entrar a las instalaciones.