•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Como una ciudad ausente quedó Managua en el Día de Navidad, este 25 de diciembre pocas horas después de haber vivido una intensa jornada de actividad comercial y festejos durante la Nochebuena.

El ruido provocado por las bocinas de los vehículos, la contagiante música que alegró los centros comerciales desde el amanecer hasta el anochecer del 24 de diciembre, ayer solo fue un referente del pasado inmediato.

A diferencia del 24 de diciembre, cuando las calles de la capital se convirtieron en un laberinto para los automovilistas, ayer fue todo lo contrario, porque las diferentes vías lucieron desoladas.

Esta escena de contraste también se vivió en los mercados y centros comerciales  de Managua, donde la desolación reemplazó la música festiva de la época, y los rostros alegres de comerciantes y de compradores vistos el día anterior.

Gigantesca multitud en el Mercado Oriental

El Mercado Oriental, el centro de comparas más grande de Centroamérica, desde el amanecer hasta el anochecer del 24 de diciembre recibió una gigantesca multitud, que se apretujó sobre sus callejuelas y maltrechos tramos, haciendo las compras navideñas de última hora.

En las paradas de buses ubicadas en las entradas al populoso mercado, fue notorio observar cómo los pasajeros se “desparramaban” presurosos por las puertas traseras de las rutas urbanas, mientras otros se abalanzaban por la parte delantera en busca de abordar la misma unidad, cargando consigo las compras navideñas que llevaban en  bolsa plásticas  y en sacos.

Esta imagen se repitió de manera constante durante todo el 24 de diciembre en el Mercado Oriental, pero desapreció como por arte de magia el Día de Navidad, porque el bullicioso centro de compras quedó abandonado con sus caramancheles solitarios.

Durante la víspera de la Nochebuena, los parqueos de los centros comerciales, como los de Metrocentro, resultaron pequeños para la

avalancha de clientes que llegaron en sus vehículos.

Millares dejan  Managua
Los terminales de buses hacia el interior del país también se convirtieron en lugares fantasmales este 25 de diciembre, contratando con la actividad febril del día anterior, cuando las unidades de transporte colectivo que cubren las rutas entre la capital y las ciudades del interior del país, resultaron insuficientes para cubrir la demanda.

“Desde las cuatro de la mañana, la gente está haciendo fila para abordar los buses que van para el Sur y para el Occidente del país”, aseguró Lizette Torres, inspectora del Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, en el mercado “Israel Lewites”.
Situación similar se vivió en los mercados Mayoreo y “Roberto Huembes”, y en la terminal de interlocales ubicada  frente a la Universidad Centroamericana, UCA.

También hubo quienes salieron de Managua en vehículos propios el 24 de diciembre, y otros al amanecer del 25, para visitar a sus seres queridos, o bien para pasar un día en el mar.