•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El precio del petróleo alcanzó el martes su nivel máximo desde noviembre en la primera jornada del año en Nueva York, impulsado por indicadores industriales positivos en Estados Unidos y en mercados emergentes, mientras siguen las tensiones entre Occidente e Irán.

El barril de "light sweet crude" para entrega en febrero cerró a 102,96 dólares en el New York Mercantile Exchange, con una fuerte alza de 4,13 dólares con respecto al viernes. El máximo intradiario fue de 103,13 dólares, el más alto desde el 17 de noviembre de 2011.

En Londres, en el IntercontinentalExchange, el barril de Brent del Mar del Norte con el mismo contrato avanzó 4,75 dólares a 112,13 dólares.

El lunes el mercado permaneció cerrado por el festivo de Año Nuevo. Luego de esta pausa, el año financiero partió "con buenos indicadores económicos y con los mercados bursátiles bien orientados", afirmaron los analistas de Commerzbank.

El alza de los precios se acentuó tras la publicación del índice ISM que mide la actividad manufacturera en Estados Unidos, el primer país en consumo de petróleo a nivel mundial, que mostró una aceleración del crecimiento más pronunciado que las previsiones de los analistas en diciembre.

En China, marcadores similares revelaron un repunte de la actividad industrial del país, segundo consumidor mundial de petróleo, mientras India registró la mayor aceleración de la actividad en seis meses.

Para Matt Smith, de Summit Energy, la progresión del mercado petrolero "se explica tanto por los indicadores industriales como por el comportamiento de Irán".

La republica islámica había advertido la semana pasada que cerraría el estrecho de Ormuz, por donde transita más de un tercio del comercio marítimo de crudo mundial, si se establecían sanciones por parte de los países occidentales contra sus exportaciones de oro negro.

El martes Teherán advirtió a Estados Unidos contra la presencia de uno de sus portaaviones, que navegó por el estrecho la semana pasada, aunque Washington prometió que mantendría sus navíos desplegados en la zona.

"El mercado permanece inquieto por la situación del estrecho de Ormuz y las posibles perturbaciones de la oferta en caso de sanciones", explicó Andy Lipow, de Lipow Oil Associates.

"Escuchamos mucha retórica en torno al estrecho de Ormuz pero por el momento, los suministros no han sido afectados. Yo no creo que lo sean a menos que Irán se encuentre en una situación donde ya no pueda vender petróleo. Entonces el país no tendría nada que perder", afirmó.