•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El petróleo de Texas subió ayer el 0.25% y cerró en 103.22 dólares por barril, con lo que se volvió a colocar a su nivel más alto desde mayo de 2011 en medio de la tensión en el Estrecho de Ormuz y tras difundirse nuevos datos macroeconómicos alentadores en Estados Unidos.

 El “oro negro” dio continuidad así a los avances de la pasada jornada, cuando se revalorizó un fuerte 4.17% para colocarse en su nivel más alto desde el 10 de mayo de 2011, cuando cerró a 103. 88 dólares, un máximo que renovó con el ascenso de este miércoles.

La tendencia se produjo el mismo día en el que los veintisiete países de la Unión Europea han llegado a un principio de acuerdo para imponer un embargo a las importaciones de petróleo iraní, en el marco de la nueva ronda de sanciones que pretenden imponer a Teherán.   

La noticia aumentó tensión a la ya de por sí delicada situación en el Estrecho de Ormuz, un paso vital para el abastecimiento mundial de petróleo, que Irán amenazó con cerrar como respuesta a las sanciones por su desarrollo nuclear impuestas por Washington y sus aliados. Por otra parte, el petróleo de Texas, se vio presionado al alza por la difusión de nuevos datos macroeconómicos alentadores en Estados Unidos, como el aumento del 1.8% en noviembre de los pedidos de bienes a las fábricas de este país.

En octubre los pedidos habían disminuido un 0.2% y el incremento de noviembre fue el mayor aumento mensual en cuatro meses, impulsado por los encargos de aviones, vehículos automotores y metales que compensaron la caída en encargos de computadoras y equipos electrónicos.