Edgard Barberena
  •  |
  •  |


El gobierno tiene la obligación de dar “un golpe de timón a la economía del país que requiere de un shock importando a lo inmediato una buena cantidad de productos básicos, como arroz, frijoles y maíz, porque de lo contrario la tendencia continuará siendo alcista y provocará desórdenes especulativos que afectarán más la estabilidad nacional”, dijo el sociólogo y economista Cirilo Otero.

Otero, quien es presidente del Centro de Investigaciones de Políticas Ambientales (CIPA), recordó que los productos básicos, como los mencionados, son lo que más han estado sufriendo el impacto inflacionario, y es necesario revertir esa situación.

El analista manifestó que al tener una economía muy dependiente “es sumamente peligroso que el gobierno no tome más medidas a corto plazo, porque desde hace más de una semana atrás, la administración del presidente Daniel Ortega debió haber metido una enorme cantidad de productos para abaratar el precio e impactar sobre el proceso inflacionario”.

El especialista expresó que al gobierno se le puede ir de las manos la situación, y después no va a poder controlarla, porque ya viene el período más peligroso que tiene esta economía dependiente, que es el de la época de navidad, donde entran regalos, remesas, salarios adicionales como el treceavo mes y, por lo tanto, hay más dinero para gastar.

En ese sentido manifestó que en diciembre “va haber una circulación de una masa monetaria mucho más grande que la oferta de productos, lo que va a generar problemas en la economía, con posibilidades de que se les salga de control el
proceso inflacionario”.

Propuesta de los CPC es un disparate

Al ser consultado sobre la propuesta sandinista de que sean los CPC las instancias para distribuir los granos básicos por medio de tarjetas, Otero dijo que “eso es una locura, lo peor que podemos hacer es politizar y partidarizar un problema de mercado, y sería un error que ya fue probado en los años 80”.

“Creo que la distribución de los granos básicos para dar un golpe de timón debe ser por las vías normales del comercio y las vías tradicionales del intercambio”, indicó, al tiempo que dijo que “todo es poner el producto al precio apropiado y en el momento adecuado, para revertir las tendencias alcistas.

Nos guste o no, estamos trabajando con las leyes del mercado, funcionando de alguna manera la ley de la oferta y demanda, y hay que utilizar sus herramientas para controlar la economía y evitar que el fenómeno inflacionario se salga de las manos, insistió el presidente del CIPA.