•  |
  •  |

Desde el 2004, maneja al Banco más grande de Nicaragua: el Banco de la Producción S.A., Banpro, que ocupa en el país la posición número uno tanto en activos totales, como en depósitos del público.

Banpro además tiene presencia regional. Hecho que para él, implica “una gran responsabilidad” y “un compromiso con el desarrollo integral de Nicaragua”, según indica el gerente general de Banpro, Luis Rivas.

“El sector financiero es el principal impulsor del crecimiento en una economía... como el banco más grande del país nos toca liderar este proceso, lo cual implica mucha dedicación y prudencia”, expone.

El alto ejecutivo destaca que el Sistema Financiero Nacional, SFN, tiene muy buenas perspectivas.

Recuerda que en 2011, el desembolso total de créditos creció por encima del 19%, aunque aclara que en sectores como el ganadero  se redujo como efecto del Movimiento No Pago.

“Por el No Pago los bancos ahora son más cautelosos con el sector, y eso ha provocado la disminución (descrita)”, argumenta.

Rememora que: “El crédito al sector ganadero, que estuvo muy deprimido en la década de los noventa, como resultado de la cultura de no pago de esos años, se había reactivado gracias a una mejora en la confianza de que los ganaderos venían honrando sus obligaciones, de manera que para diciembre 2007, la cartera ganadera en el sistema financiero había alcanzado su máximo punto, con un saldo de 110 millones de dólares”.

Pero “a raíz de la crisis mundial que inició a finales de 2008 y se prolongó por dos años, afectando también a Nicaragua, algunos ganaderos recurrieron al no pago y desvío de garantías, como forma de presionar tanto a los bancos como al gobierno, de reestructurar, en condiciones totalmente disonantes con los flujos que proyectaban, los saldos insolutos, algunos no justificados”, refiere.

Eso conllevó “a que la cartera se redujera precipitosamente hasta 39 millones de dólares en septiembre de 2011, bajando los bancos más grandes (Banpro y Lafise Bancentro) su cartera ganadera a la mitad de lo que tenían en 2007, mientras que Citibank Nicaragua  dejó de financiar esta actividad, y para el Banex fue uno de los motivos que suscitó su liquidación”, apunta.

¿De qué dependerá que se reactive?
Bueno, así como tomó casi una década desde 1990 recuperar la confianza y tener un record de buen historial de pago del sector ganadero, con la excepción de un grupo de excelentes clientes a quienes se les ha continuado financiando, la recuperación de este tipo de eventos tomará varios años, a pesar de las excelentes condiciones de precios de la carne que vivimos en la actualidad. Este es un verdadero ejemplo de cómo funcionan los mercados financieros, que trabajan en base a la confianza y las percepciones de riesgo. Habría que encontrar con el sector público, algunos mecanismos que llenen el vacío de la desconfianza e inseguridad que existe para atender un sector que con financiamiento podría ser mucho más productivo de lo que es hoy
en día.

¿En términos de la cartera de crédito, en general, de cuánto es el crecimiento que auguran para 2012, en el caso de Banpro?
Eso va a depender mucho de cómo se desarrolla el año. Pero en 2011 la cartera de crédito en dólares creció en un 15%.  Nosotros creemos que si el año se  desarrolla bajo las mismas condiciones internacionales de 2011, donde hubo buenos precios internacionales, buenas exportaciones, el crecimiento de la cartera será similar.

Nicaragua tiene a la fecha, según entiendo, “buena” calidad en la cartera.  Es una de las mejores en Centroamérica ¿en esto qué influye?
La calidad de la cartera es muy buena,  en gran medida es probablemente el Sistema Financiero con menor riesgo de exposición al sector privado, porque mucha de la cartera tiene garantía real y su calidad se ha mejorado: los niveles de contagio que quiere decir toda la cartera que tiene un día de pasado de su pago o más, se han reducido considerablemente  y la cartera en mora sobre cartera total (la cartera en mora es la que tiene más de 91 días  de vencida, de no haber recibido pago) también se ha reducido.

A niveles menores del 3%, manejamos...
Si exactamente. Estamos en niveles menores tomando en consideración que el Sistema Financiero tiene un crédito que lo comparten varios bancos, que es un crédito bastante grande que se llama Cone Denim. Esta es una planta (textil estadounidense) que dejó de operar en el país y que todos los bancos la tenemos clasificada en nuestra cartera vencida. De manera que si apartáramos ese crédito, los índices de cartera vencida sobre cartera total o sea de calidad de cartera de Nicaragua sería la mejor de la región, indudablemente.

Eso (lo de Cone Denim) hace que se infle un poco, porque los bancos estamos recibiendo en pago esa planta, y eso va a hacer que los bancos reclasifiquen esa planta de cartera vencida a bienes adjudicados y el público va a ver el índice de cartera vencida bastante mejor. O sea, eso (lo de Cone Denim) está distorsionando  nuestros indicadores de cartera vencida sobre todo de los bancos más grandes que son Banpro, Lafise Bancentro y BAC.

Pero está a la  venta...
Sí. Primero la tenemos que recibir en pago, cuando la recibimos en pago sale de cartera vencida y pasa a bienes adjudicados... una vez que se venda, los bancos podrán recuperar el principal de créditos que se otorgaron.

¿De cuánto hablamos?
Bueno, estamos hablando de que el crédito total a Cone Denim puede andar en el rango de los 40 millones de dólares, de los cuales 15 millones de dólares lo otorgó la Corporación Interamericana de inversiones del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), que es el brazo privado del BID. El resto está distribuido entre los tres bancos grandes de Nicaragua.

A propósito de riesgos, ¿en qué están basando las pruebas de estrés que periódicamente realizan?
Estamos haciendo todo tipo de pruebas,  como pruebas de retiros de depósitos, pruebas de deterioro de cartera, de deterioro en la liquidez, en inversiones. De modo que eso nos permite decir: ¿qué pasaría con nosotros si hubiera un retiro de depósitos?, ¿qué pasaría si hubiera deterioro en la cartera?, ¿qué pasaría si hubiera cambios en las tasas de interés?, ¿cómo nos afectan en nuestro margen, capital y utilidades?.  Estamos todo el tiempo monitoreando todos los riesgos asociados a nuestra actividad. Lo que el Fondo Monetario Internacional, FMI, está enfatizando al respecto es que también las autoridades revisen que se estén haciendo apropiadamente.

Nosotros además  estamos enviando  los análisis periódicos a las autoridades (como la Siboif) y lo que podemos afirmar es que los bancos  tienen buenas perspectivas de crecimiento, andan bien.

¿A cuánto asciende las utilidades  bancarias?
Las utilidades se  mejoraron de manera importante, estamos viendo recuperación en el indicador. Es una recuperación que casi se duplica en 2011, con relación al 2010.  Los bancos están más rentables.

Al 2011 la utilidades  globales de los bancos son de  alrededor de 66 millones de dólares. Esto hace que los bancos sean uno de los principales contribuyentes de impuestos sobre la Renta (IR) ante la Dirección General de Ingresos, DGI.  Los bancos aportan alrededor del 30% de sus utilidades, hablamos entonces de  30 millones de dólares en aporte a impuestos.

 

Banpro con planes
El gerente general de Banpro, Luis Rivas, adelanta que en términos de activos Banpro espera crecer en línea con el crecimiento nominal proyectado de la economía, de aproximadamente 11%.

“Vamos a continuar apoyando como principal prioridad a los sectores productivos, como el agrícola, industrial, comercial y servicios, siempre sin descuidar la atención de las necesidades de consumo de las personas. Esperamos que el próximo año, si no suceden situaciones extremas con Europa y un posible contagio a Estados Unidos, la economía nicaragüense continúe expandiéndose y con ella nuestras actividad crediticia”, resalta.

Agrega que: “en un ambiente estable como el de 2011 esperamos que nuestra cartera crezca en más de 125 millones de dólares en 2012, lo cual es un monto mayor al crecimiento observado en 2011 que fue ligeramente por encima de los 90 millones de dólares. En 2012 esperamos terminar con 1,800 millones de dólares en activos, conservando nuestro indiscutible liderazgo en el sistema financiero nicaragüense”.

“Nuestro fondeo --añade-- continuará dependiendo principalmente de los depósitos del público. Afortunadamente, los nicaragüenses han depositado siempre su confianza en nosotros, pues somos indudablemente el banco con los mejores índices de crecimiento, tanto en activos como en depósitos. Esperamos que en el año 2012 nuestros depósitos alcancen la cifra de 1,500 millones de dólares”.

¿Qué nuevos productos asoman?
En primer lugar continuaremos tratando de deleitar a nuestros clientes con un servicio de primera, sorprendiéndoles con la oferta de productos y servicios innovadores y de calidad que satisfagan las necesidades que tienen, entre los cuales se pueden mencionar banca móvil, billetera electrónica, fideicomisos, factoraje electrónico, tarjetas de crédito con tecnología chip para mayor seguridad, entre otros.

También para mayor conveniencia de nuestra clientela, vamos a continuar fortaleciendo lo que en las encuestas los nicaragüenses perciben como una de nuestras principales fortalezas: nuestra red de sucursales y canales alternos. En primer lugar abriremos nuevas sucursales en León y Chinandega, con lo que terminaremos el año con 12 sucursales en Occidente, desde Nagarote y La Paz Centro, pasando por León, Chichigalpa, Chinandega y terminando en Corinto.

Abriremos nuevas sucursales en Masaya y Nindirí. Por otro lado, en alianza con Claro, abriremos puntos de atención o ventanillas en Somoto, Jalapa, Siuna y Nandaime, entre otros. Vamos a crecer en 50% en la cantidad de cajeros automáticos y en puntos de venta en comercios, que solamente en el año 2011 sirvieron para duplicar la facturación en dichos puntos.

Con esto queremos que todos los nicaragüenses, empresarios, ejecutivos, asalariados, trabajadores independientes, receptores de remesas, jubilados, empleados públicos, estudiantes, amas de casas, etc., sientan que tienen un Banpro cerca.