•  |
  •  |

Mientras comerciantes de carne de pollo del mercado Oriental continúa su protesta que los ha dejado prácticamente sin inventario, en el “Roberto Huembes”, “Iván Montenegro” y “Mayoreo”, se permitió el acceso normal de los camiones repartidores. Aunque en este último la Tip Top no llegó como habitualmente lo hace a las seis de la mañana.

La comerciante de carne en el Mayoreo, Gloria Valdizón, señaló que, según información que ella maneja, la Tip Top decidió “no salir de la empresa”. Sin embargo, José Sánchez, otro comerciante afirmó que sí llegaron otras productoras como el Pollo Estrella.

Como a eso de las 10 de la mañana en el “Roberto Huembes” se observaron camiones del Pollo Estrella y el Pollo Rico descargando producto. Los conductores de esos vehículos informaron que “no han tenido problema para la distribución”.

Tuckler: todo es un montaje

El director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de Productores Avícolas, Anapa, Donald Tuckler, minimizó la protesta de “unos cuantos” comerciantes aduciendo que todo es parte de un montaje para desabastecer los mercados de pollo.

Argumentó que debe ser el gobierno a través del Ministerio de Industria y Fomento, Mific, quien debe crear una normativa en consenso con los países del Istmo para definir los porcentajes de merma que se deben aplicar al pollo congelado.

“Las mermas son inevitables, son propias de los procesos. En Nicaragua hace falta que norme esto, estamos urgiéndole al Ministerio de Fomento esa normativa y vamos entrar por supuesto en un apoyo al gobierno para que esa norma se apruebe de manera urgente y sobre todo con un carácter de reglamento centroamericano”, señaló Tuckler.

“No hay desabastecimiento y hay estabilidad de precios”, dijo Tuckler, tras agregar que todo producto cárnico, como en este caso el pollo, es sometido a congelación para extenderle su periodo de vida útil, es así que “por defecto merma líquido”, como algo propio en los procesos de producción.

Opciones y consecuencias para los consumidores

El director ejecutivo de Anapa recordó que los consumidores tienen dos opciones: comprar un producto fresco -que sin congelar dura entre cinco o seis días- o un pollo congelado- que puede tener una vigencia de seis meses-.

Tuckler no cuantificó las pérdidas económicas para los empresarios, pues alegó que estos a pesar del bloqueo que sufrieron el pasado jueves, utilizan otras vías alternativas utilizando estrategias de distribución para hacer llegar el pollo a los centros de compra.

El titular del Mific, Orlando Solórzano, se reunió ayer por la tarde con los dirigentes de los mercados, así como con los comerciantes de pollo y los representantes de las empresas industriales.

“En esta reunión buscamos puntos de coincidencia entre todos los sectores, a fin de emitir una normativa que defina las características con que se debe ofertar la carne de pollo, a la población, la principal consumidora del producto”, indicó el funcionario.

Explicó que hay una normativa que se está elaborando a nivel regional, pero que en el caso de Nicaragua “nos estamos adelantando y sacar una normativa nacional en vista de los problemas que nos han planteado”, señaló.

Pérdidas de los comerciantes

3 mil y 4 mil córdobas pierden los comerciantes por día.
160 mil libras de pollo se comercializan en los ocho mercados de Managua.
20 mil libras en el mercado de Masaya.
350 libras dejan de adquirir a diario los comerciantes por el bloqueo a camiones repartidores.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus