•  |
  •  |

Hace 20 años en el mercado “Roberto Huembes”, ubicado en la capital, solo existían dos puestos de tortillas, pero en  la actualidad se contabilizan más de ocho, cada uno con ganancias que superan los C$1,000 por día.

Y les va tan bien que el propietario de uno de esos negocios, José Urbina, emplea a doce personas, ocho de las cuales “palmean” y cuatro que se encargan de  lavar los cinco quintales de  maíz que “procesan” a diario.

Urbina, cuyo negocio abre a las cinco de la mañana, cuenta que cada día vende más de 3,000 tortillas, a un precio de entre  1 y 2 córdobas, según el tamaño.

En el mercado Oriental la historia es similar, doña María Herminia Matamoros recordó que hace muchos años cuando ella inició, en el sector había tres puestos más, pero desde hace dos años vienen naciendo nuevos locales hasta instalarse casi diez. Añadió, que este año desarrolló su producción en 20 libras más, su estrategia “las hago grandes y no tan delgaditas”. Aludió que “si me dieran otro trabajo mejor no estaría aquí palmeando y agitándome todo el día, porque es duro”.

De totillas mantiene a la familia

En el barrio Las Torres, ubicado en la parte norte de la capital, entre tanto, Balvina Salgado, otro comerciante de tortillas, inicia la jornada a las dos de la madrugada. Ella refiere que prepara 500 tortillas para abastecer la zona franca Las Mercedes.  Salgado gana al día C$300 con los que tiene que mantener a sus siete hijos entre ellos uno con síndrome de down.
Explica que hace ocho años presionada por la falta de trabajo se vio obligada a “palmear” tortillas, en ese entonces, rememora, que en Las Torres, solo su suegra vendía.   “Pero desde hace como cinco años empezaron a vender en otras casas, y ahora hay como 15 puestos de tortillas, en la cuadra hay como cinco lugares que vendemos lo mismo”, comenta.

En el barrio Santo Domingo, localizado detrás del edifico en construcción del que será el nuevo complejo judicial, afanosamente doña Ana María vende casi 500 tortillas durante el día. “A pesar de la competencia que se ha vuelto fuerte sigo vendiendo y para siempre tener clientes las doy a C$1”, expuso.

Empleo negativo

El economista y sociólogo, Cirilo Otero, dice que ese tipo de empresitas son  negativas para la economía nacional. “Tenemos 53% de nuestra población en trabajos informales. Que no se ocupan por dar valor al producto sino por lo inmediato y fácil de adquirir dinero para el día”, remarca. 

“El empleo informal ha ido incrementando fuertemente, esto refleja que ha habido un incremento de personas de bajos ingresos que no desempeñaban ninguna actividad, principalmente mujeres, y que están integrándose al mercado laboral creando empleos para subsistir”, asistió el economista Adolfo Acevedo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus