•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Pedro Haslam, director del Instituto Nicaragüense de Desarrollo Rural, IDR, aseguró que no habrá desabastecimiento del frijol en Nicaragua y que las pérdidas de este producto no son del 40 % como lo han señalado algunos sectores, “no representa el peligro el desabastecimiento que se quisiera plantear de alguna gente que siempre mete ruido”, señaló Haslam durante su comparecencia en el programa Revista En Vivo, de canal 4.

“Pero no es del 40 %, como quieren decir, nosotros calculamos que las pérdidas pueden andar alrededor de unas 10 mil manzanas de 142 mil sembradas, con relación a las tres épocas”, enfatiza el funcionario.

Entre la primera y postrera, calcula Haslam, Nicaragua produjo 3 millones 100 mil quintales de frijoles, “consumimos, según nuestros cálculos, 200 mil quintales mensuales, 2 millones 400 mil quintales anuales”, puntualiza.

Según el director del IDR, Nicaragua es “autosuficiente” y está produciendo frijol para poder exportarlo a toda Centroamérica y Venezuela, donde se envía frijol negro.

“Este año ha sido un año de producción, surgen inconvenientes en el camino, desde hace cinco años estamos frente a un fenómeno llamado cambio climático, hay mucha lluvia, o no llueve”, reconoció Haslam.

Postrera baja rendimiento
Asimismo, el funcionario señaló que en la siembra de postrera, el crecimiento es de 15 quintales por manzana, cuando generalmente se producía 10 quintales, sin embargo, este año, producto de las lluvias, el rendimiento bajó a nueve quintales por manzana.

En el caso de las siembras de apante, señala Haslam, en las zonas intermedias como Matagalpa, Waslala, Jinotega y Pantasma, donde no hay presencia de lluvia, sino un “veranillo”, la siembra fue un poco tarde y en menor cantidad, pero en la Costa Caribe y Nueva Guinea, se dio una siembra normal, “pero con las lluvias hubo disminución en las áreas sembradas”, reconoció.

Haslam afirma que Nicaragua tiene garantizado el abastecimiento, “sin meter lo que va a salir de la siembra de apante, entre febrero, marzo y abril, que calculemos un millón de quintales más”.

“No debe de haber preocupación de nuestros consumidores, hacemos un llamado a los productores, comerciantes y distribuidores, no caigamos en la tentación de la especulación, como Enabas mantenemos los precios del producto”, finaliza el funcionario.