•  |
  •  |
  • END

El monto de ingresos fiscales que aún aparece en el Presupuesto General de la República para el año 2008, y proyectada originalmente en más de 21 mil 322 millones de córdobas debe ser revisada, porque la realidad la ha superado y a julio del corriente año las recaudaciones son mucho más elevadas que la meta estimada oficialmente para todo el año, señala el economista Adolfo Acevedo Vogl.

Acevedo, quien es Asesor de la Coordinadora Civil, señala que a julio del corriente año la recaudación acumulada de ingresos fiscales ha crecido a una tasa de 20.5 por ciento en comparación al mismo periodo del año anterior, frente a una tasa proyectada para todo el año de apenas 13.2 por ciento.

El planteamiento debe hacer ver que la cifra de ingresos fiscales que aún aparece en el Presupuesto General de la República es totalmente inadecuada, tomando en cuenta que realmente en el Presupuesto de 2008 aparece proyectada una drástica caída en los ingresos fiscales, como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Según Acevedo Vogl, lo que se requiere es que la estimación de ingresos fiscales suba hasta los 24 mil 297.6 millones de córdobas para todo el año, lo que sería un crecimiento respecto del año pasado de un 19.1 por ciento, y no de un 13.2 por ciento a como se encuentra por el momento, por encima del monto de entradas que tuvo el fisco en el año pasado.

El economista señala que esa tasa de crecimiento de los ingresos fiscales debe ser ajustada también, por parte del Gobierno, a un nivel al menos similar a la nueva tasa de crecimiento del PIB a precios corrientes, para que sea consistente con la realidad, y al menos debe crecer en un mil 196.6 millones de córdobas por encima del monto originalmente presupuestado para el corriente año.

Realidad superó a estimación
Los ingresos fiscales dependen del crecimiento del producto interno bruto de la nación, es decir, de todo lo que el país produce en bienes o servicios a lo largo de un año. En este caso el gobierno mismo se dio cuenta que la realidad rebasó a la proyección que oficialmente se hizo, pero aún se mantiene la misma cifra.

Destacó que el propio gobierno en el Programa Nacional de Desarrollo Humano ya ajustó el cálculo de crecimiento del PIB, a precios corrientes, para situarlo en un 19.1 por ciento; pero no ha cambiado la presentación de la cifra de ingresos nacionales, lo que pone de manifiesto la total inadecuación de la cifra de ingresos fiscales que actualmente aparece registrada en el Presupuesto.

Señala Acevedo que la cifra de ingresos fiscales de la República no sólo debe ajustarse por la más elemental consistencia técnica, sino porque la propia realidad ya está mostrando que la recaudación de 2008 se colocará muy por encima del monto originalmente presupuestado.

Demandan más apoyo a salud y educación
En ese sentido, señala que es necesario que el Presupuesto General de la República sea reformado, para ajustar el Presupuesto de Ingresos a una cifra que tenga consistencia técnica --porque la cifra actual no la tiene--, y sobre todo, para que sea consistente con la tendencia efectiva que muestra la recaudación de ingresos fiscales.

Tomando en cuenta esa sobrerecaudación que ya se observa en la cifra de ingresos del país, Vogl señala que la Cordinadora Civil y organizaciones como la Coordinadora de la Niñez, el Ceaal, el Ipade y el Foro de Educación y Desarrollo Humano, proponen que una parte de esos recursos adicionales sean registrados en el Presupuesto.

Los recursos extras recaudados, según la propuesta, se deben destinar a duplicar la partida para compra de medicamentos del Ministerio de Salud, a mejorar salariamente a los maestros para atraer personal calificado a esa profesión y reducir el enorme rezago de los docentes nicaragüenses en relación al resto de países de América Central.

Añade que para la compra de medicamentos se podrían destinar al Minsa 48.6 millones de dólares, en vez de los 24.3 millones ya presupuestados; además de elevar, retroactivamente a enero, en 40 dólares, el salario de los maestros, tomando en cuenta incluso que hay una fuerte subejecución del programa de inversión pública del país.