•  |
  •  |
  • END

Una maqueta de la Empresa Portuaria Nacional, EPN, muestra lo que incluirá el puerto de Monkey Point una vez que esté construido: bodega para carga a granel, área de contenedores refrigerados, terminal para carga líquida, área para cruceros, zona libre, tanques para granos, ferrocarril, un helipuerto y probablemente hasta un aeropuerto, entre otras cosas, que esperan convertirlo en uno de los mejores de la región.

El proyecto es una necesidad urgente para el sector empresarial del país, que ve encarecer las exportaciones de sus productos en cerca de un mil dólares por contenedor, al tener que transportar la carga hacia puerto Cortés, en Honduras, y Limón, en Costa Rica, para poder vender a Europa, la Costa Este de Estados Unidos y otros mercados.

Para Emiliano Enríquez, Presidente de la Asociación de Productores de Melón de Nicaragua, la construcción del puerto de aguas profundas en el Atlántico del país es algo prioritario para su gremio, ante el incremento de los costos de exportación que enfrentan para poder sacar la carga por los países vecinos.

“Solicitamos al gobierno construir lo más pronto posible el puerto de aguas profundas en el Atlántico, porque los contenedores que se envían a Estados Unidos por los puertos de países vecinos, si salieran por Nicaragua, sería un éxito para este rubro”, subrayó.

Agregó que hay algunas empresas exportadoras de frutas que envían hasta 5 mil contenedores por temporada, que con los un mil dólares más que cuesta salir por los puertos vecinos representan 5 millones de dólares que se van del país.

Señaló que la importancia del apoyo del gobierno en mejorar la infraestructura portuaria es importante para rubros como el melón, que crea 250 mil empleos en zonas pobres, generando un efecto multiplicador en la economía de ciertas regiones.

Recuperar recursos
Los puertos de los países vecinos son los que se benefician con que Nicaragua continúe sin construir una infraestructura portuaria en el Atlántico, porque de los 130 mil contenedores que anualmente entran y salen por el país, 100 mil son manejados en los puertos de Honduras y Costa Rica.

Datos de la EPN indican que Honduras y Costa Rica obtienen ganancias de 110 millones de dólares al año, únicamente por manejar los 100 mil contenedores con mercancía de Nicaragua, y ése es uno de los objetivos para construir la obra.

El documento sobre el proyecto de Monkey Point, en el Atlántico Sur, señala que además de recuperar esos recursos, la obra incentivará la economía de la región del Atlántico del país, porque creará 5 mil puestos de trabajo directos e indirectos en su construcción, y un mil empleos cuando esté en operación.

El puerto manejará más del 60 por ciento de las importaciones y exportaciones del país, que representan cerca de 1.8 millones de toneladas al año, con tendencia al crecimiento anual, según la marcha de la economía.

Se espera además un crecimiento del comercio internacional, sumado a la entrada en operación de la zona libre.

El estudio de la EPN prevé un aumento del interés de turistas extranjeros por Nicaragua, lo que conllevaría un mayor número de visitas de barcos cruceros, con el consiguiente aumento de ingresos.

Puerto impactará
Emocionado con el proyecto del puerto en Monkey Point, del cual ya están listos los estudios, Virgilio Silva, Presidente de la EPN, dijo que el mismo impactará a nivel mundial, porque permitirá la llegada de barcos de 100 mil toneladas.

Precisamente, el proyecto incluye un atracadero para barcos Post-panamax, que son las embarcaciones que superan las 65 mil toneladas, que en promedio es lo que se permite para poder pasar por el Canal de Panamá.

Entre los Post-panamax se cuentan los superpetroleros y grandes buques modernos para el transporte de contenedores.

Eso será posible porque según diversos estudios Monkey Point presenta las mejores condiciones para la construcción de un puerto de aguas profundas, porque posee una profundidad natural de al menos 10 metros, lo que permite una menor inversión en dragado y mantenimiento. La enciclopedia Wikipedia explica que los barcos Post-panamax, aunque son más lentos para navegar, son los que ofrecen las tarifas más económicas, por las economías de escala.

Silva dijo que Monkey Point será un puerto multipropósito, es decir, que manejará diversos tipos de carga: líquida, a granel y contenedores. Además, el proyecto incluye la construcción de una ciudad puerto, la carretera hasta El Rama y un ferrocarril, que unirá esta obra con el puerto de Corinto, en el Pacífico del país, lo que según el funcionario permitirá la transformación de la economía nacional.

Agregó que en el puerto habrá una zona para turismo, y se tiene previsto el atraco de buques cruceros que recorren diversos países del Caribe.

El gobierno ha promocionado la construcción de Monkey Point en ferias internacionales en Brasil, Estados Unidos y otros países, tratando de interesar a empresas extranjeras en el puerto.


Árabes y chinos posibles financiadores
El puerto de Monkey Point podría ser financiado por árabes o chinos, pues ante empresas de ambos países se realiza la gestión, confirmó Virgilio Silva, Presidente de la Empresa Portuaria Nacional, EPN.

Empresarios de Dubai, Venezuela, España, Argentina, México, Brasil, Irán y Dubai, han mostrado interés en el proyecto portuario, según lo ha manifestado en varias ocasiones el presidente de la EPN.

Algunos de los inversionistas interesados ya viajaron a la zona para conocer el lugar donde se ejecutará la obra de infraestructura.

Silva dijo que las empresas que inviertan podrían recibir la concesión de la obra, que según la descripción financiera, se podría otorgar por 25 años, mediante licitación pública. El plan elaborado por la EPN señala que la recuperación de la inversión se obtendrá en 12 años, calculando solamente la carga nacional que actualmente sale por los puertos de los países vecinos.

Según una estimación de la Comisión Centroamericana de Transporte Marítimo, Cocatram, la carga por este puerto tendrá un crecimiento anual del 7 por ciento.

La propuesta de la EPN señala que Monkey Point generará ingresos promedios por el orden de los 50.4 millones de dólares anuales, y los costos y gastos serán de unos 26 millones de dólares.

Silva dijo que en todo este año esperan lograr una respuesta positiva para el financiamiento de la obra, que es urgente para el sector productivo del país.