•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El encargado de negocios de la Embajada del Gran Ducado de Luxemburgo, René Lauer,  enfatiza  a EL NUEVO DIARIO que la cooperación de su país es “chiquita” de manera que no puede estar en todas partes.

Sin embargo, resalta que donde está puesta es estratégica.

“Tenemos un acuerdo de cooperación con Nicaragua desde 2011 por 35 millones de euro (equivalentes a 46 millones de dólares), ligeramente un poco superior al programa anteriormente y lo hemos hecho por un período de cuatro años para permitir a nuestro gobierno socio  proyectarse mejor a largo plazo”, comenta.

Llama la atención ese acuerdo porque, bueno, lo hacen en un contexto de crisis…

Bueno Luxemburgo tiene un fuerte compromiso para lo que es la cooperación de ayuda al desarrollo. Por el momento estamos por encima del 1% del PIB, Producto Interno Bruto, que va a la cooperación al desarrollo. Y esta cifra, a pesar de la crisis, que también afectó a Luxemburgo a lo mejor en menor medida que a otros, no tuvo como consecuencia reducirla. Al contrario, todos los partidos políticos en mi país están de acuerdo en que hay que mantener el compromiso firme con la ayuda oficial al desarrollo.  El año pasado  tocó renovar el programa con Nicaragua y eso lo hemos hecho. No tenemos previsto reducir, por lo menos a mediano plazo, esa ayuda.

No hay plan de reducirla, pero no habrá extras. 

¿Qué tanto pesa en ese apoyo temas como gobernabilidad, Estado de Derecho, etc. Lo pregunto porque precisamente varios países europeos han retirado su cooperación aduciendo la carencia de esas “realidades” en el país?
Mire, nosotros tenemos un compromiso desde inicios de los años 90 en Nicaragua. De hecho nosotros hemos empezado aquí (en Nicaragua) justamente para apoyar todo el proceso democrático y económico del país, después de las elecciones  democráticas que se dieron a inicios de la década de los 90. Nosotros tenemos el tema de la buena gobernabilidad, de la participación ciudadana, los tenemos como un tema transversal en todas nuestras actividades, y consideramos que  actualmente la situación se da para trabajar conjuntamente con las autoridades y la sociedad civil, con todos los actores nicaragüenses para luchar conjuntamente contra la pobreza.  

¿Qué opinión le merece la actuación de países como Alemania, por citar alguno, que han reducido su apoyo aduciendo la carencia precisamente de buena gobernabilidad?
Compartimos la preocupación de todos nuestros socios europeos en cuanto a las críticas que también habían sido formuladas por la Misión de Observación Electoral. Sin embargo, este tema es un tema interno antes que todo,  lo tienen que resolver los nicaragüenses políticos, la sociedad civil, todos los actores nicaragüenses entre sí.   Nosotros estamos aquí para acompañarlos. Nosotros  aseguramos que nuestro apoyo llegue a todos los beneficiarios,  queremos que el tema de la buena gobernabilidad sea respetado. Pero no queremos, por así decirlo, condicionar nuestra ayuda con requisitos políticos.

Están enfocados en salud, turismo, formación profesional y microfinanzas ¿por qué en esos sectores?
Allí olvidó un apoyo que tenemos a través de los fondos comunes hacia la sociedad civil, un fondo común de gobernabilidad y el fondo común para la equidad de género. Bueno el apoyo que damos a esos sectores se da por varias razones. En salud estamos trabajando desde hace varios años. Es un sector que a nivel internacional, la cooperación luxemburguesa lo considera como prioritario. Tenemos una larga experiencia aquí (en Nicaragua) y hemos tenido buenas experiencias con el Ministerio de Salud (Minsa) y vemos que siguen existiendo grandes necesidades por eso seguimos apoyando el sector salud.

¿En qué aspectos?
Bueno, la sociedad necesita de servicios de salud de calidad y las necesidades son tan grandes que a lo mejor el gobierno por ahora no puede contestar por sí solo, necesita de un apoyo externo para ampliar  la cobertura y brindar un mejor servicio de calidad. Nosotros tenemos previsto, si todo va bien, en la próxima visita de mi ministra que será en marzo justamente firmar en el marco de nuestro programa indicativo de cooperación, un acuerdo por 10 millones  de euros para el sector salud. Una buena parte va para el sistema nacional de sangre, pues apoyamos la Cruz Roja con los bancos de sangre; y la otra parte será un apoyo integral a los Siláis (Sistemas Locales de Atención Integral en Salud) de Jinotega y Matagalpa. Este enfoque territorial es una solicitud por parte del Minsa basándose en que hay indicadores de mortalidad materna infantil que necesitan dar una respuesta.  Los sectores de formación profesional y turismo, son sectores algo más nuevos en los cuales estamos activos. Sin embargo, consideramos que son sectores primordiales para el desarrollo económico privado de un país. En formación profesional Nicaragua necesita gente que sepa trabajar, que sepa ejercer una profesión. No solamente necesita ingenieros y diplomados de universidad.

¿Habla de formación técnica?
De formación profesional. Nosotros trabajamos con el Inatec (Instituto Nacional Tecnológico), que es nuestro socio principal. Les apoyamos en tener un sistema de calificaciones de calidad, que permita que un graduado en soldadura, en electromecánica,  camarera de piso de un hotel,  tenga un diploma reconocido por todo el mundo para conseguir trabajo.

En términos de las microfinanzas, específicamente ¿en qué contribuyen?
Luxemburgo está convencido de que la microfinanza es una herramienta muy útil para luchar contra la pobreza, para hacer llegar fondos a gente que quiere montar su negocio, que quiere mejorarlo y crear ingresos para cierta categoría de gente. El apoyo que nosotros brindamos a través de Asomif (Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas), principalmente es para mejorar todo el contexto legal, para mejorar la situación reglamentaria en la cual se desarrolla el sector. No somos una fuente de crédito para microfinancieras, allí hay otros actores que se ocupan de eso, nuestro apoyo es para el mejoramiento del marco legal.

¿La ley del sector que se aprobó el año pasado qué tanto se apega a ese objetivo?
Asomif dio un dictamen positivo a la ley porque es mejor tener una ley que no tener ninguna. Yo creo que nuestro apoyo permitió a Asomif tener la capacidad para dialogar, para discutir con los otros actores, para que sus necesidades fueran tomadas en consideración.

Retomando el acuerdo de cooperación, usted decía que no prevén que sea modificado a corto plazo pero…
Nosotros tenemos nuestro apoyo de 35 millones de euros que concluirá en 2014. Todos los fondos han sido asignados a todos los sectores que mencioné y no tenemos previsto que estos compromisos adquiridos sean cambiados, anulados, o lo que sea.

¿Pero bueno no contemplan que se profundice la crisis en Europa?

Si algún día las arcas del Tesoro de Luxemburgo están vacías no vamos a poder. Pero yo no veo que esto sea un problema por el momento. La cooperación viene en una planificación a largo plazo, los fondos están allí. Cualquier cosa que va más allá de los 35 millones de euros a lo mejor es improbable, porque no habrá extras. Los  35 millones de euros lo vemos como un mínimo que vamos a aportar. Todo lo que va más allá será un extra y un extra no habrá por las restricciones financieras en mi país.

Crearán Cámara de Comercio

El encargado de negocios de la Embajada del Gran Ducado de Luxemburgo, René Lauer, refiere que  su país como miembro fundador de la zona euro, está   convencida que la Unión Europea, UE,  tiene que resolver la crisis y seguir adelante.

“Eso  solo puede ser con una integración más profunda que la actual. Lo que uno se da cuenta es que uno no puede integrar solo una parte de tu economía. Tiene que ser toda. No puedes tener una moneda única con ciertas reglas para la empresa privada, y no integrar tu mercado laboral y allí probablemente hay desfases”, comenta.

¿Cuáles son las previsiones de cara al Acuerdo de Asociación que Centroamérica firmó con el bloque?
Creo que allí habrá un programa regional de cooperación el cual se va a respetar. La parte comercial solamente puede ser provechosa para ambas partes. En tiempos de crisis en Europa, aumentar el comercio con Centroamérica, aumentar inversiones europeas en Centroamérica o viceversa, solamente pueden ser provechosas para todos. Y bueno en la parte política en el acuerdo se da seguimiento de lo que se ha hecho hasta ahora, no creo que la crisis ponga en peligro o en duda el Acuerdo de Asociación.

¿Ustedes qué tanto están motivándolo, por ejemplo en temas como inversión y comercio?

Nosotros como Luxemburgo tenemos muy poca inversión en la región centroamericana, tenemos muy poco comercio y viceversa. Eso se debe al mercado limitado que presentamos nosotros y Centroamérica. Sin embargo, justamente ahora con la firma del Acuerdo de Asociación, tratamos a lo mejor de diversificar nuestras relaciones con la región. Ya nos hemos reunido con mi embajador y todos nuestros cónsules honorarios para hacer una primera reflexión sobre cómo pudiéramos ir más allá de la cooperación al desarrollo.

¿Cuáles son las coincidencias?
Ellos se pusieron de acuerdo en crear una Cámara de Comercio Centroamericana- Luxemburgo. Vamos ahora a empezar con un intercambio más extenso de información acerca de exportadores y de importadores en Europa, acerca de la  posibilidad de inversiones en Centroamérica.  Todos van a visitar Luxemburgo para hacer una exploración. Van a tener encuentros con la Cámara de Comercio de Luxemburgo, el Ministerio de Economía y a lo mejor se va a  visitar a algunas industrias que se podrían pre identificar con algún interés en la región. Ahora con Nicaragua a lo mejor uno ve pocas posiblidades, pero con Panamá uno pudiera pensar en la plaza financiera.  Luxemburgo también lo es. Esto no tiene que ser homogéneo con todos los países  pero a lo mejor se podría acercar más rápido con un país que con otros.