•   Pekín, China  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, estimó este domingo en Pekín que la economía mundial muestra "signos de estabilización" aunque tenga dificultades para hacer frente a algunas "debilidades".

"Los últimos años fueron extremadamente difíciles en muchos lugares del mundo. Y estos últimos meses, la situación era incluso siniestra", afirmó en el Foro de Desarrollo de China que reunió este fin de semana en Pekín a empresarios e investigadores llegados de diferentes partes del mundo, así como a dirigentes chinos.

"Vemos hoy nuevos signos de estabilización, signos que las políticas aplicadas dan sus frutos. Las condiciones de los mercados se distendieron y los indicadores económicos recientes comienzan a mejorar, incluso en Estados Unidos", agregó Lagarde.

Lagarde también destacó "los avances importantes con el renovado apoyo a Grecia de parte del FMI y sus socios europeos".

"Luego de este esfuerzo colectivo, la economía mundial ya no está al borde del precipicio y tenemos razones para ser optimistas", insistió Lagarde.

La jefa del FMI subrayó no obstante que aún hay "debilidades económicas y financieras mayores que enfrentar", como la fragilidad persistente de los sistemas financieros, un endeudamiento público y privado que sigue siendo muy importante en muchas economías desarrolladas o precios de petróleo muy elevados.

Lagarde estimó además que China debe "continuar reorientando los motores del crecimiento económico, las inversiones y las exportaciones, hacia el consumo interno" para compartir los frutos del crecimiento.

El viceprimer ministro chino Li Keqiang, que según los observadores reemplazará el año próximo al actual primer ministro Wen Jiabao, insistió por su parte en una alocución sobre la necesidad de reequilibrar el crecimiento chino hacia más consumo interno.

Al respecto, hay "que utilizar proyectos de ayuda social como vectores de crecimiento", declaró Li.

Una propuesta respaldada por el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Angel Gurría, para quien más gastos sociales en China sería bueno para el crecimiento porque la población tendría entonces "tendencia a consumir más y ahorrar menos".