•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En el contexto centroamericano, Nicaragua requiere fortalecer la generación de empleos de calidad para hacer frente al crecimiento acelerado de la población en edad productiva, en su mayoría jóvenes, señala el IV Informe Estado de la Región en Desarrollo Humano Sostenible que presentó ayer el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep.

La población entre los 15 y 64 años está en edad de trabajar. El estudio es el resultado de un proceso de transición demográfica y en ese contexto Nicaragua, Honduras y Guatemala son los países más rezagados, sin embargo, tienen 30 o 40 años para aprovechar esa oportunidad.

Lo anterior servirá para evitar los flujos crecientes de migración y mejorar el crecimiento económico del país, sin embargo, para aprovechar estas oportunidades se necesitan mejores niveles de educación y salud, define el informe.

“Ello requiere que los sectores productivos generen inversión y oportunidades para esta fuerza laboral creciente y mejor calificada. Hay desafíos importantes, pero también márgenes importantes de maniobra”, señaló el coordinador de investigación del informe, Alberto Mora.

El presidente del Cosep, José Adán Aguerri, en ese aspecto, señaló que se deben trabajar en políticas que favorezcan a los nicaragüenses. “Debemos entender que la productividad debe convertirse en una prioridad para Centroamérica y especialmente Nicaragua, y se debe incorporar la otra realidad como son las exportaciones de nuestros recursos humanos, es decir evitar la migración”, señaló Aguerri.

No hay que confiarse
Por otro lado, Centroamérica mantendrá un crecimiento estable del 4% para 2012, -inferior al crecimiento registrado durante el año 2011, que fue de 4.7, informó el Fondo Monetario Internacional, FMI, en el documento “Perspectivas Económicas Globales”.

El informe refiere que la inflación en las economías de los países de la región; Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá-, se situarán en los próximos dos años ligeramente por encima del cinco por ciento.

En el caso de las economías caribeñas, grupo que engloba a la República Dominicana, el crecimiento prevé consolidarse del 2,8 por ciento del pasado año a rondar el 3,5 por ciento los dos años posteriores, aunque advierte sobre “la alta deuda pública, la debilidad del turismo y las remesas continúan limitando las perspectivas de la región caribeña”.

Al respecto, el economista, Mario Arana considera que la economía mundial continúa siendo frágil y tanto las instituciones de gobierno como los empresarios no deben “confiarse” porque “hay incertidumbre”  y “grandes retos” pese a que este mismo informe hace referencia a la recuperación de Estados Unidos y Europa.

“Debemos estar vigilantes tomando medidas que tienden a fortalecer el blindaje del país ante crisis externas, reducir nuestras vulnerabilidades ante diferentes situaciones porque las cosas son inciertas y puedan cambiar el panorama mundial”, puntualiza el economista.