•   La Concepción, Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Angélica Dávila es una señora que desde hace seis años se dedica a vender frutas y verduras en los alrededores del parque y de la iglesia católica de La Concepción, Masaya.

Al igual que ella, unas 20 mujeres, madres solteras en su mayoría, se dedican a la misma tarea, y por las noches otras 20 se dedican a la venta de pan y cereales.

“Gracias a Dios aquí me gano el pan de cada día, aunque a veces las ventas están malas, pero nunca se deja de “pellizcar”, aunque sea poco”, sostiene Angélica mientras atiende a un cliente que le pide rebaja.

Esta microempresaria y madre soltera tiene a su cargo siete hijos, de los cuales tres están en secundaria y dos en la universidad, y para poder mantenerlos tiene que estar a las tres de la mañana en el Mercado Oriental realizando las compras que luego ofrecerá a los clientes en su municipio.

Al igual que Dávila, casi todas las mujeres que venden en los alrededores tienen que ir a realizar sus compras al Mercado Oriental, algunas a Masaya y otras a Jinotepe.

“Estas son micro, pequeñas y medianas Empresarias, Mipymes, y hasta pagan sus impuestos a la municipalidad”, manifestó Manuel Mercado Navas, Alcalde del municipio de La Concepción.

El Alcalde está consciente de la importancia que tienen estos negocios para la economía del municipio, y principalmente para las familias,  y con apoyo de la cooperación externa recientemente  inauguraron un parque de ferias.

“Hemos construido un parque de ferias para que los artesanos y comerciantes cuenten con un nuevo lugar para ofrecer sus productos y servicios, ya que estos han venido creciendo desordenadamente”, señaló el edil.

Parte del bolsón del empleo informal

Roberto Díaz, es otro de los nicaragüenses que está dentro de la lista de Población Económicamente Activa, PEA, pero que no cuenta con un empleo formal. Como no encontró trabajo se dedicó a vender cocos helados a orillas de la carretera Ticuantepe-La Concha.

“El Chele”, como cariñosamente lo llaman, señala que por día logra vender por lo menos, 150 cocos. “En cada coco me gano 5 córdobas, es decir que si vendo 100 cocos me gano 500 córdobas y con eso me da para mantener a mi familia”, sostiene.

El asesor de Políticas Públicas de la Presidencia de Nicaragua, Paul Oquist, admitió en junio pasado que la economía en este país es “principalmente del sector informal”, y destacó que el empleo formal pasó de 420,000 personas en 2006 a 547,000 en 2011.

La población nicaragüense que vive en condiciones de pobreza es del 44,5% y 9% subsiste en extrema pobreza; es decir, con menos de 0,93 dólares al día, según una encuesta de medición de nivel de vida presentada en junio pasado por la no gubernamental Fundación Internacional para el Desafío Económico Global, Fideg.

Empleo informal es alarmante

70% es el empleo informal en Nicaragua, con bajos salarios y sin acceso a la Seguridad Social.

2 millones de empleos existen en el país, de acuerdo con la Encuesta Continua de Hogares de 2010.

1.4 millones de esos empleos son informales.

Fuente: Encuesta Continua de Hogares 2010