•   Atenas, Grecia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los cuatro principales bancos privados de Grecia recibieron ayer un anticipo de más de 18,000 millones de euros, como parte del proceso de recapitalización que llevarán a cabo este año, lo que permitirá a las entidades financieras volver a optar por la liquidez del Banco Central Europeo (BCE).

El proceso se realiza a través del Fondo Helénico de Estabilidad Financiera (HFSF), que ha enviado bonos del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF) por valor de 18,000 millones de euros al National Bank (7,430 millones), Piraeus (4,700 millones), Eurobank (3,970 millones) y Alphabank (1,900 millones), según publicó la web Capital.gr citando fuentes del HFSF.

Con esta inyección, los bancos griegos, que sufrieron una cuantiosa depreciación de valor debido al proceso de reestructuración de la deuda helena llevado a cabo en marzo, podrán volver a solicitar financiación directa del BCE, que en el último mes ha denegado peticiones de estos cuatro grandes bancos. Ahora podrán utilizar los bonos del EFSF como garantía o canjearlos en los mercados.

Para contrarrestar retirada de fondos

“Este anticipo es muy importante, ya que volveremos a tener liquidez del BCE, más barata que la del Banco de Grecia (BoG) que utilizábamos hasta ahora”, explicó la pasada semana, al anunciarse la operación de liquidez, una fuente de Alphabank, a EFE.

De esta forma, los bancos griegos podrán contrarrestar la masiva retirada de fondos que se ha producido este mes. La recapitalización de esta semana es solo un adelanto por parte del Estado de una inyección mucho mayor, de entre 32,000 a 50,000 millones de euros, que las citadas entidades deberán recibir hasta finales de año, tal y como se pactó en el memorándum del segundo plan de rescate.

También se acordaron entonces los términos de la quita de deuda y el que una buena parte del nuevo préstamo de 130,000 millones de euros, financiado por la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), se destine a apuntalar el sistema bancario griego.

Según el acuerdo, los cuatro bancos privados griegos llevarán a cabo una ampliación de capital en los mercados privados, que debe cubrir al menos el 10% del valor de esas ampliaciones.

La Bolsa de Atenas reaccionó con optimismo a la inyección de liquidez y cerró ayer con una fuerte alza respecto al cierre del viernes (cuando había caído hasta mínimos históricos no vistos desde 1989), del 6.87% en su índice general, Athex, y de un 6.34% en el índice sectorial bancario.