•   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha pedido un “calendario” y una “hoja de ruta” a los países miembros de la eurozona, para avanzar hacia una integración económica y monetaria plena.

“Mirando al futuro, consideramos que los Estados miembros que están ahora en el euro, tendrán que profundizar su integración para lograr una unión económica y monetaria plena”, afirmó Durao Barroso en una conferencia sobre crecimiento.

“Es muy importante, incluso si uno cree que eso no se alcanzará inmediatamente, definir la tendencia, el objetivo. Es muy importante también en términos de confianza para la inversión en la eurozona ahora. Apoyaremos una estrategia ambiciosa y estructural que debe incluir una hoja de ruta y un calendario para una unión económica y monetaria plena en la zona euro”, señaló.

En la cena informal de los jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea, UE, del pasado 23 de mayo, hubo un “consenso general” sobre la necesidad de “elevar el área de la moneda común a un nuevo nivel”, es decir fortalecer la unión económica para hacerla más acorde a la unión monetaria.

Cumbre en junio

El presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, preparará las bases y el método para esa transformación de cara a la Cumbre del 28 y 29 de junio próximo, junto a los presidentes del Banco Central Europeo, BCE, Mario Draghi; de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; y del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

Por otro lado, el funcionario ha adelantado que la Comisión Europea definirá la política a seguir en el marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, PEC, de manera que se aplique ese acuerdo que limita los déficits y la deuda pública al 3% y al 60% del Producto Interno Bruto, PIB, respectivamente, de forma “diferenciada” y sin estrangular las economías europeas.

En concreto, para ello se aprovechará la flexibilidad de este pacto para tener en cuenta la sostenibilidad de las finanzas públicas a medio plazo, el margen fiscal y las condiciones macroeconómicas de cada Estado miembro, según remarcó.

La Comisión Europea hará un seguimiento del impacto que tienen las limitaciones presupuestarias de los gobiernos sobre el crecimiento, la mejora del gasto público y la inversión pública, y si hace falta publicará recomendaciones sobre posibles medidas a tomar “dentro de los límites de los marcos fiscales de la Unión Europea, UE, y nacionales”, expuso Durao Barroso.

 

España seguirá en recesión

España vivió ayer una nueva jornada dramática en los mercados, el mismo día en que el Banco de España auguró que la economía del país seguirá en recesión en el segundo trimestre del año.

En medio de los últimos acontecimientos ligados a Bankia, cuya matriz reconoció unas pérdidas en 2011 de más de 3,000 millones de euros --cien veces más de lo anteriormente anunciado-- el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, además anunció que abandonará su cargo el 10 de junio, un mes antes de finalizar su mandato.

El presidente de Francia, François Hollande, entre tanto, sostuvo en París que no puede aceptar que Europa sea vista como un “continente enfermo” e indicó que esa es la razón por la que defiende no solo medidas que apuesten por el crecimiento, sino también que estas se apliquen de inmediato.