•  |
  •  |
  • END

El gobierno de Nicaragua se comprometió ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) terminar el corriente año con un índice inflacionario del 18.1 por ciento, y tener un crecimiento del tres a cuatro por ciento del Producto Interno Bruto del país (PIB). Así lo dio a conocer el presidente del Banco Central, Antenor Rosales.

Rosales hizo el anuncio al suscribir en el Banco Central, junto con el ministro de Hacienda y Crédito Público, la “carta de intenciones” que le entregó al delegado del FMI, doctor Humberto Arbulú Neira, documento que le servirá al organismo para revisar la marcha del acuerdo trianual firmado con Nicaragua a finales del año pasado.

El presidente del BCN sostiene que la carta manifiesta el compromiso de Nicaragua de mantener la estabilidad macroeconómica, la estabilidad financiera, lo cual será revisado en Washington en los meses subsiguientes para mantener el acuerdo con el país y que pueda seguir fluyendo la cooperación crediticia del organismo, calculada en unos 118 millones de dólares.

Rosales añadió que en la carta de intenciones Nicaragua le dice al FMI que está dispuesto a adoptar acciones maduras y serenas para enfrentar efectos negativos externos de los altos precios de los carburantes, y avanzar en el objetivo de combatir la pobreza extrema.

El documento será presentado al Directorio del FMI el 10 de septiembre con la revisión realizada en la segunda visita de una misión técnica del organismo internacional, donde se analizaron los factores externos que afectaron a la economía nacional, como el caso del acelerado incremento de los precios del petróleo.

Posiblemente el cumplimiento del acuerdo del FMI con Nicaragua sea analizado por el Directorio de la institución a finales de septiembre u octubre, admitió el doctor Humberto Arbulú, quien añadió que el FMI está satisfecho con los avances en la economía del país.

Ha cumplido
El doctor Rosales aseguró que los funcionarios del FMI confirmaron que Nicaragua “ha cumplido” con los compromisos del programa económico, como mantener una “política macroeconómica responsable”, que controle el déficit fiscal, el dinero circulante y el endeudamiento público.

La tercera revisión del programa con el FMI será realizada a finales de marzo de 2009, explicó el funcionario. En 2007, de acuerdo a cifras oficiales, el PIB del país tuvo un crecimiento de un 3.7 por ciento y un índice inflacionario del 16.88 por ciento. El presidente del Banco Central también proyectó que el país terminará con un déficit negativo del -1.8, pero después de recibir donaciones de parte de la comunidad internacional.

Antes de las donaciones el déficit fiscal del país será del cinco por ciento, en tanto que calculó que al finalizar el año las reservas internacionales nacionales serán de un mil 230 millones de dólares, lo que es equivalente a un gasto de tres meses de importaciones. Añadió que el nivel de reservas internacionales netas, al finalizar el 2008, será de 797 millones de dólares.

Rosales dijo que en la carta se menciona que el gobierno de Managua prepara una reforma tributaria, pero afirmó que esta política fiscal no será enviada este año a la Asamblea Nacional sino hasta el próximo, al tiempo que dijo que esta propuesta, por ser tan sensible, tendrá que ser consensuada con todos los sectores.