•   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El director general de la Organización Mundial del Comercio, OMC, Pascal Lamy, expresó ayer su alarma por la implantación de nuevas medidas que restringen el comercio desde inicios de 2012, y por la lentitud para eliminar las ya existentes.

En la reunión informal que mantuvo con los jefes de delegación ante la OMC, Lamy se refirió a la reciente publicación del informe de seguimiento sobre comercio y medidas inversoras que hace anualmente la organización, subrayando que “por primera vez desde el inicio de la crisis en 2008” su contenido es “alarmante”.

Sin nombrar a ningún país, el director general de la OMC aludió a una “acumulación de restricciones al comercio”, y sub-

rayó que esta tendencia “es ahora una cuestión que genera grave preocupación”.

Lamy precisó que el alcance comercial de las medidas restrictivas aplicadas globalmente desde octubre de 2008, excluyendo aquellas que han expirado, representa casi un 3% del comercio mundial de mercancías, y casi el 4% del comercio de los países del G-20.

Aboga por apertura comercial

En este contexto, pidió redoblar colectivamente los esfuerzos para “fortalecer la cooperación multilateral y encontrar soluciones globales”, e indicó que este será el mensaje que traslade a los líderes del G-20 en su próxima Cumbre, el 18 de junio.

“Espero que todos los (Estados) Miembros respeten el compromiso (...) de mantener abiertos los mercados y de resistir ante el proteccionismo en todas sus formas”, manifestó Lamy, que también trasladará al G-20 la importancia de garantizar “la disponibilidad y la asequibilidad de la financiación para el comercio”.

El director general de la OMC acudirá también a la Cumbre de Río+20, en la que reiterará el mensaje de que “en el contexto de la seguridad alimentaria, la apertura comercial es parte de la solución a nuestros desafíos colectivos de sostenibilidad, y no parte del problema”.