Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

¿Competencia o cooperación?
El manejo biológico de la agricultura es importante conocer a las distintas especies que intervienen, su hábitat y costumbres, para que en base a este conocimiento aprovecharlas a nuestro favor. Algunos ejemplos: cuando hay un zacate bien pegado, ni quemándolo se elimina, pues rebrota la semilla. Pero normalmente el frijol terciopelo tiene mayor velocidad de crecimiento, y se desarrolla tan tupido que impide la entrada de luz, por lo que ahoga al pasto y una vez que se retire el frijol, que además sirve para concentrado, nos habremos desecho del molesto pasto. La mosca blanca afecta a las hortalizas, pero se sabe que no vuela sobre un metro de altura, por lo que puede controlarse colocando cercas tupidas de frijol mungo alrededor de estos cultivos, entre las cuales queda atrapada.

Igualmente se pueden aprovechar casos de cooperación entre especies. El caso más simple es la rotación de cultivos. Si en una parcela sembramos siempre el mismo cultivo, empobrecemos el suelo porque cada planta tiene un tipo de nutriente del que más demanda y aporta al suelo otros. Así, hay quienes prefieren sembrar maíz donde levantaron frijoles. Ello se debe a que el frijol aporta nitrógeno al suelo, elemento que es muy demandado por el maíz.

Otra ventaja en esta rotación es que las plagas que los persiguen son distintas, por lo que se mantiene bajo control (no se vuelven plagas).

Otro ejemplo muy conocido es el de animales benéficos. Contrario al insecticida que envenena todo lo que encuentra, aquí se busca preservar por ejemplo arañas, que no se comen el cultivo, pero sí a insectos dañinos; igualmente a las ranas que sólo comen insectos.

Carlos Javier López y Marcia Estrada
Consultores en Desarrollo Rural
marciaestrada@yahoo.com