•   Fráncfort y Toronto  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La canciller alemana, Ángela Merkel defendió ayer en Fráncfort la introducción de un impuesto sobre las transacciones financieras.

“El Gobierno apoyará ese impuesto sobre todas las transacciones bursátiles, como ya ha convenido con la oposición”, dijo Merkel.

Se trata de “explicar a los ciudadanos en Europa, que necesitamos bancos que funcionan, por un lado, y que necesitamos justicia, por otro lado, y que por ello es necesario una imposición de los productos financieros y la economía financiera”, añadió la Canciller alemana, en una ciudad en la que el impuesto sobre las transacciones financieras encuentra opositores.

Merkel ha defendido el impuesto sobre las transacciones financieras dentro de la Unión Europea pero algunos países lo rechazan, como el Reino Unido.

El comisario europeo de Mercado Interior, Michael Barnier, entre tanto planteó en Canadá que Europa está tomando “las decisiones urgentes necesarias” para salir de la crisis y que la solidaridad entre los países europeos está empezando a funcionar.

Barnier mencionó que Europa, “al contrario de lo que a veces” ha leído, “no ha estado parada”.

Elecciones cruciales

“Hemos tomado las decisiones urgentes necesarias, como mostrar solidaridad con Grecia. Ahora es el turno de los griegos decidir su futuro en las elecciones del 17 de junio. Nunca antes se ha pedido tanto a Grecia, pero creo firmemente que al elegir Europa, Grecia se recuperará”, refirió.

Barnier defendió que “para evitar la tentación del populismo y la desintegración”, no hay otra opción que avanzar “hacia objetivos, políticas y reglas comunes”.

También señaló que “los programas en marcha en Portugal e Irlanda están empezando a dar resultados”.

El comisario europeo, que enumeró las medidas tomadas hasta el momento para fortalecer el sector financiero y caminar hacia una unión bancaria, así como el acuerdo fiscal europeo del 30 de enero, afirmó que en el mediano plazo se necesita “crear una estrategia competitiva efectiva para Europa”.

“Si queremos contrarrestar el declive de la industria, necesitamos una estrategia industrial y una visión europea”, apuntó Barnier.