•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La industria cárnica del país demanda ser parte de las negociaciones que sostienen países de la región centroamericana y Panamá con la Unión Europea, UE, en una segunda ronda donde se negocia la cuota de carne bovina que le corresponderá comercializar a cada país del istmo una vez que entre en vigencia la firma de Tratado de Libre Comercio entre ambas regiones.

El presidente de la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras, Canicarne, Onel Pérez expresó que ni Nicaragua ni El Salvador participan en las negociaciones que sostienen desde el pasado cuatro de junio el resto de países del istmo y Panamá con la Asociación Europea de Libre Comercio, EFTA, por sus siglas en inglés.

Según Pérez, el sector cárnico industrial envió una carta al Ministro de Fomento, Industria y Comercio, Mific, Orlando Solórzano, solicitando el “acceso inmediato” a esos mercados, ya que el comercio entre Centroamérica y la EFTA alcanzó los US$1,000 millones en 2011.

“No conocemos las razones por las que Nicaragua no está participando, pero nos parece que sería importante hacerlo, y, por lo tanto, Canicarne solicita la incorporación de Nicaragua a esas negociaciones con el objeto de procurar el ingreso de la carne bovina con acceso inmediato a esos mercados”, detalla la carta enviada por el representante de Canicarne al titular del Mific.

Ganaderos preocupados

Al respecto, el presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua, Faganic, Solón Guerrero expresó preocupación, e indicó que hace falta gestión de los representantes de la industria cárnica y los representantes de la Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua, Conagan, que fueron asignados para estas negociaciones.

“Es preocupante que los encargados de representarnos no están siendo enérgicos en la reunión que se sostuvo en Panamá, al estar al margen el país tiene mucho que perder”, expresó.

Reunión en Tegucigalpa debe ser aprovechada

Durante la reunión programada en Tegucigalpa, Honduras entre el 26 y 28 de junio con los ministros de Economía del istmo centroamericano y los representantes de la UE, Canicarne sostiene que Nicaragua debe aprovechar para sentar su posición de “primero en tiempo, primero en derecho”, cuando se discuta la cuota de carne que se asignará a cada país.

Al entrar en vigencia el tratado comercial con la Unión Europea, la región centroamericana tendrá derecho de exportar 9,500 toneladas métricas de carne bovina durante el año. A Nicaragua le correspondería el 80% de dicha cuota.