•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El sector agropecuario aglutinado a la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, y la empresa privada acordó realizar un informe técnico con el que pretenden demostrar al gobierno que las exoneraciones son necesarias para el crecimiento de la producción.

A la vez los productores cuestionaron los mecanismos de recaudaciones del actual sistema fiscal del gobierno que permite la fuga de millones de dólares del país por evasión fiscal.

El vicepresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, Mario Amador, señaló que no están de acuerdo con que el gobierno reduzca los beneficios fiscales del sector y que este más bien debería incrementarlos porque han demostrado ser más productivos y competitivos con estos beneficios fiscales.

“Si no fuera por estas exoneraciones nuestra producción sería marginal, hoy vemos un crecimiento en la ganadería, el azúcar, el arroz, y otros rubros de gran peso en la economía”, comentó Amador.

Se pierde más por defraudación fiscal

A juicio de Amador existe una cantidad de sectores económicos del país que no están compartiendo la carga social que los nicaragüenses tienen con el pago de sus impuestos y ejemplificó las defraudaciones fiscales que se hacen en la aduanas del país por el ingreso de mercadería de contrabando.

“La base tributaria se debe ampliar, aquí los que pagamos impuestos somos muy pocos, los asalariados y las empresas formalmente establecidas pero hay unos sectores que no están compartiendo la carga social por ejemplo las defraudaciones fiscales en aduanas donde creemos que hay suficientes recursos para compensar cualquier necesidad”, indicó Amador.

Por su parte, José Antonio Mayorga, vicepresidente de Upanic, dijo que las declaraciones del asesor económico del gobierno, Bayardo Arce, no fueron bien pensadas al referirse a eliminar las exoneraciones y exenciones del sector que podría traer serias repercusiones para el productor y el consumidor.

“Aquí tenemos dos cosas; traslada los impuestos al consumidor; la mayoría de los nicaragüenses con sueldos bajos que tendrían que consumir menos, y por otro lado, el sector productivo tendría que ser menos competitivo”, explicó Mayorga.

Según el vicepresidente de Upanic, es peligroso atentar contra un sistema fiscal que ha venido funcionando, sobre todo, que ha permitido al país crecer en la generación de divisas, la mayoría procedentes de sectores productivos como la leche, la carne y el azúcar.

Para continuar con este desarrollo, según Mayorga, lo que el gobierno debería hacer es eliminar las barreras burocráticas de las instituciones donde se dirigen los productores para hacer uso de los beneficios fiscales.

Según Mayorga, el gobierno está midiendo los pagos de impuestos del sector por sus ingresos brutos y no sobre las utilidades, pues solo el sector cañero paga por el combustible diesel 0.54 centavos de dólares por galón y en caña por manzana el sector mueve un promedio de entre 60 y 70 toneladas. El impuesto por combustible que pagan es alto en relación al resto de la región centroamericana.

Por otro lado, el presidente de Upanic, Manuel Álvarez, el mercado internacional no pinta favorable para los productores que están viendo reducir los precios de los principales productos de exportaciones como el café y el azúcar.

“Como sector estamos bien con los precios internacionales que se nos paga, pero estos se han venido reduciendo, por ejemplo el azúcar venimos de obtener un precio de US$30 a casi US$18 por quintal y todavía podemos ser competitivos pero si a eso le sumas otras cargas pones en riesgo muchos sectores”, expresó Álvarez.

El peso

18 a 20% es el aporte del sector agropecuario al Producto Interno Bruto, PIB, del país.

1% es la retención mensual del Impuesto sobre la Renta, IR, para las transacciones en la Bolsa Agropecuaria que supera los C$60 millones anuales, según la última reforma aprobada por el Parlamento.