•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El petróleo de Texas registró ayer una baja de 2.65% cerrando en US$81.80 por barril, nivel que no se registraba desde octubre pasado, no obstante, esos costos podrían descender aún más, si la demanda del crudo continúa descendiendo.

La fuerte caída del llamado “oro negro” se produjo en un día en que el Departamento de Energía anunció que las reservas de petróleo en Estados Unidos aumentaron en 2.9 millones de barriles la semana pasada y se ubicaron en 387.3 millones de barriles.

Infografía Así va el crudo

 

La mayoría de los expertos habían calculado una caída de reservas en la semana de 600,000 barriles, y ahora los inventarios de crudo se encuentran por encima del promedio para esta época del año y son un 6.4% mayores que las de hace un año.

En la depreciación del crudo también tuvo que ver la Reserva Federal tras anunciar que prorrogará hasta fin de año su “Operación Twist” de canje de bonos a corto plazo por otros a largo, por valor de 267,000 millones de dólares.

El economista René Vallecillo, comentó que: “Por la recesión se está demandando menos petróleo en el mundo, la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), no quiso bajar la producción de petróleo por barril, mientras la OPEP no recorte producción y la demanda siga bajando el precio seguirá bajando”.

Efectos en energía y transporte

Agregó que en caso contrario, es decir, de revertirse lo de la recesión mundial y aumentar la demanda de petróleo, los precios volverían a ascender.

Por otra parte, explicó que el efecto de la baja del costo del petróleo registrada ayer, tendrá efectos en el combustible nacional, hasta el próximo fin de semana.

“Las (gasolineras) trabajan atrasados 15 días, por eso el efecto no se verá en esta semana, sino hasta la próxima, pero como ya ha venido bajando probablemente haya una baja”, sostuvo Vallecillo.

Otro de los efectos inmediatos que trae consigo la baja de precio del petróleo, según el economista, se observará en el precio de la energía , costos del transporte, precio de la canasta básica y demás productos que se distribuyen y comercializan en el país. A lo que sumó la inversión.

El economista y exgerente del Banco Central de Nicaragua, BCN, Mario Flores, manifestó que es positiva la reducción. Añadió que el impacto tendría que verse en la reducción de tarifa eléctrica, transporte, tasa de inflación y en las divisas.

“(De manera que) si antes se requería comprar con 100 dólares un barril de petróleo, ahora se necesitarán menos dólares”, apuntó.