•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Este tipo de riesgo es otra de las áreas de importancia fundamental en la prevención de accidentes laborales. Las otras restantes tienen que ver directamente con la Seguridad Operacional en sí; la Ergonomía, -que es la adaptación de los espacios, maquinarias y herramientas a la persona-, y la Higiene Industrial.

Los riesgos psicosociales tienen que ver con los factores que son perjudiciales para la salud de las personas en los ambientes de trabajo, provocando enfermedades cardiovasculares, respiratorias, inmunitarias, gastrointestinales, etc., por citar solamente algunas, y que son resultado de métodos de organización del trabajo inadecuados, o de conductas nocivas por parte del personal mismo, principalmente de aquellos que dirigen el trabajo, supervisores y gerentes.

El estrés, el acoso laboral, así como el malestar físico y psíquico que sufren muchos trabajadores/as son el resultado de prácticas inadecuadas de organización del trabajo que muchas veces pasan desapercibidas, o bien, son consideradas como “normales”.

Ciertas condiciones de trabajo, que por un incuestionable “diseño organizacional” sustentado en la improvisación, costumbre, o ignorancia pueden llevar a situaciones en las cuales se cause una exposición nociva de factores psicosociales que pueden dañar al individuo.

El estrés excesivo, por ejemplo, puede no estar relacionado con una debilidad del individuo ante una carga de trabajo “normal” en una empresa. Hay niveles de estrés que pueden dañar a la persona causando daños severos. De un ambiente estresante en extremo, es fácil pasar al “burnout”, -síndrome del individuo “quemado” física y anímicamente-, que es un padecimiento que se manifiesta con fatiga crónica, ineficacia en las actuaciones, y en algunos casos, a la negación de los acontecimientos o sus consecuencias.

Muchas veces esto obedece a trabajos cuya carga de responsabilidades mal balanceadas, o bien, a puestos cuya demanda de tiempo y trascendencia de responsabilidades podría estar en el umbral de lo inmanejable.

En la administración de operaciones, es importante la búsqueda de estos factores, puesto que su existencia provoca que ciertos puestos de alta criticalidad puedan estar sujetos a cometer errores de consecuencias irreversibles, e.g. controladores aéreos, monitores de procesos en plantas petroquímicas, conductores de sustancias peligrosas, entre otros.

En las investigaciones y análisis de accidentes, es importante tomar en cuenta la posible existencia de estos factores, debido a que pueden ser precursores de errores fatales.

¿Qué se recomienda entonces? Hacer proactivamente una evaluación de estos posibles factores en el ambiente de trabajo, sobre todo, si se sospecha que se están dando situaciones de errores reiterados, anomalías en procesos, o algunas posturas personales de acoso laboral (temor excesivo a las acciones de supervisores, gerentes o colegas; sanciones administrativas de dudosa justeza, o bien, existencia de “feudos” o “virreinatos” en los cuales se llevan a cabo prácticas que dañan la autoestima del individuo). Vivimos en una sociedad que promueve el ridículo como distracción social, por eso, hay que tener cuidado con estos factores, pueden llevar eventualmente a situaciones irreversibles.

 

Comentarios a: noalosaccidentes@gmail.com

Twitter: @carflom