Ervin Sánchez
  •  |
  •  |
  • END

En la segunda mitad del año 2009, la Compañía Cervecera de Nicaragua, CCN, comenzará a desarrollarse el proyecto hidroeléctrico El Salto YY, ubicado en el noreste del país, para producir a finales del año 2011 un total de 25 megavatios de energía, lo que entregará al sistema interconectado nacional, ayudando a responder a la creciente demanda del país.

La información dada a conocer por la empresa destaca que la represa es el primer proyecto hidroeléctrico que será construido por la empresa privada del país en los últimos 30 años, y contribuirá a reducir el déficit superior a los 60 megavatios que Nicaragua registra desde hace años a nivel de generación eléctrica.

Este proyecto será el primero en ser financiado en América Latina por parte la Corporación Financiera Internacional (IFC), institución del Banco Mundial, con la cual la CCN suscribió recientemente un convenio por el orden de los dos millones de dólares para la construcción de la planta de generación hidroeléctrica.

La IFC moviliza capital privado en los mercados nacionales e internacionales y presta servicios de consultorías y mitigación de riesgos a empresas y gobiernos, en tanto que la Compañía Cervecera de Nicaragua, que fue fundada en 1926 en Managua y produce y exporta bebidas desde hace más de 70 años, ahora se lanzó a invertir en energía renovable.

El costo total del proyecto asciende a 57 millones de dólares, con una inversión inicial de 10 millones, de los cuales, el 20 por ciento, será financiado mediante capital de riesgo de la IFC.

De acuerdo a la fuente, el aumento en los precios internacionales del petróleo agrava aún más la crisis energética del país, por lo cual, diversos especialistas están urgiendo la reconversión de la matriz de generación de Nicaragua, que depende en más de un 80 por ciento de los combustibles fósiles.

Demanda crece aceleradamente
Además, la demanda de energía ha crecido aceleradamente en los últimos años, superando con creces la oferta disponible, lo que unido a su alto costo son trabas importantes para el desarrollo de Nicaragua, impactando en la competitividad internacional de las empresas del país.

En ese sentido, Jaime Rosales, Gerente General de Compañía Cervecera, señala que la CCN decidió invertir en el desarrollo del proyecto de El Salto YY, para ayudar a responder a la necesidad del país de contar con nuevas fuentes renovables de energía de bajo costo y permanente disponibilidad.

“Nuestro país necesita asegurar su desarrollo y mientras no tenga una energía que no dependa del petróleo, siempre va a ser difícil la producción, porque los costos siempre serán elevados; pero Nicaragua tiene excelentes recursos hidroeléctricos que se pueden explotar”, agregó.

Otros proyectos en camino
Rosales agregó que ya el gobierno está explotando otros proyectos que vienen en camino, en tanto que Marcos Brujis, Gerente Regional para Centroamérica y México de la IFC, aseguró que el proyecto El Salto YY, presentado por CCN, es técnicamente muy bien concebido y reducirá la dependencia del petróleo para la generación eléctrica. “Nosotros vemos el sector energético como la punta del hilo que después ayudará a que los demás sectores se desarrollen”, dijo Brujis.

Atul Mehta, Director de la IFC para América Latina y el Caribe, comentó que “esta inversión refleja nuestro compromiso con el rol del sector privado de mejorar la calidad y la disponibilidad de energía en Nicaragua. Nuestra intención es incrementar nuestra participación en el sector de energía, en los países cuyos gobiernos respalden la participación privada”.

La IFC concentra su inversión en la región en cuatro sectores: infraestructura, acceso a financiamiento, agronegocios y salud. En los últimos dos años ha cerrado negocios con proyectos azucareros por más de cien millones de dólares, financiando en los países en desarrollo la inversión en el sector privado.