•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La crisis que se vive en la zona euro no afectará de forma directa a Nicaragua; sin embargo, el experto en Mercados Internacionales del Puesto de Bolsa Invercasa, Raúl Amador Somarriba, considera que se debe prestar atención a dos importantes rubros: el café, que podría tener una baja en su precio, y el petróleo, que aunque está cotizándose a un precio más bajo en la actualidad, puede aumentar antes de que finalice el año. En ese contexto “hay que estar atentos”, enfatiza el especialista.

¿Con este panorama en Europa que no es tan alentador, qué podría suceder en el rubro del café?

En el contexto que estamos viviendo, de sobreproducción en Brasil, la crisis europea, China que está creciendo a un ritmo más lento de lo esperado, (esto) el mercado lo ve de manera negativa porque ya no crecen al mismo ritmo que están esperando, y entonces todo eso está poniendo presión en los precios.

Usted decía que las consecuencias no serán de forma directa, pero el café es el primer producto exportable de Nicaragua...

La crisis está pasando en papeles específicos de los bonos soberanos de España, Grecia, y como Nicaragua no tiene invertido en papeles griegos, realmente no hay ese riesgo; es decir, que es totalmente indirecto, podrían empezar a consumir menos en Grecia y empiezan a comprar menos a Brasil, China, etcétera.

Después nos afecta a nosotros en ese sentido, porque los precios internacionales empiezan a caer, como el café por ejemplo. No es directo porque nosotros no estamos comprando.

¿Aunque es impredecible, a corto plazo de acuerdo al análisis en el café, cuál es la tendencia?

El análisis técnico uno lo utiliza con probabilidades. Si tomamos las perspectivas de que se mantendrá el piso y el soporte de la tendencia que trae hace diez años, a pesar de la gran subida que tuvimos a 300 dólares y ya lo vimos, está manteniendo estos niveles, pareciera que después de esta subida pequeña que tuvo, que va a continuar la caída, ojalá no suceda, pero pareciera que eso puede suceder. Claro, este rebote puede continuar y fácilmente llega a 179 o 180 dólares, o asumamos que nos equivocamos y se extiende un poco más, podría llegar hasta 220 dólares, recuperarse y posteriormente continuar cayendo, pero puede llegar a 220 dólares y tratar de mantener siempre esa tendencia.

No obstante hay otros factores, en Brasil se espera cosecha récord, y como el precio ya lleva esa perspectiva, si afecta un factor mínimo de la cosecha en Brasil el precio puede dispararse.

¿Y si lo vemos desde el punto de vista del petróleo, ya que Nicaragua es dependiente del crudo?

Lo bueno es que (el precio internacional del crudo) ha venido cayendo, es la buena noticia, y estamos ahorita en 80 dólares, caímos hasta 78 dólares. (Hay que recordar que) estuvo el precio bastante inflado por toda la crisis y las tensiones del Medio Oriente con Irán, y estuvimos con un precio arriba de los 100 dólares.

Interesantemente, la inflación en Nicaragua no se disparó, pero creo que fue porque no se mantuvo tanto tiempo por arriba de los 100 dólares, simplemente fue un pico fuerte y rápido, luego el precio cayó y estamos normalizados entre el precio y demanda que hay en el mercado, porque había una sobreproducción debido a la crisis de 2008 que se guardó bastante petróleo en los inventarios del mundo, y hay bastante petróleo para enfrentar cualquier crisis.

En el momento de las tensiones con Irán los países compraron petróleo para guardar y tener por si había algún cierre en el Estrecho de Ormuz.

La tendencia a largo plazo es alcista, esa sí podría ser la mala noticia, pero por lo menos en el corto plazo pareciera que no va a subir a 120 ni a 140 dólares que estuvo durante la crisis. Consideramos que estaría fluctuando entre los 80 y 100 dólares básicamente.

¿La tendencia a la baja, se debe entonces, a que los países no están comprando más petróleo?

Se debió a dos cosas, una a que se liberan las tensiones entre Irán y el resto del mundo, todas esas tensiones de guerra incrementan los precios, Irán es uno de los productores de petróleo más grande del mundo, pero controlan el Estrecho de Ormuz y si ellos lo cierran se detiene el 60% del petróleo a nivel mundial.

¿Frente a esa crisis Nicaragua debe prestar atención solo a estos dos aspectos: café y petróleo?

Hay varios, y tenemos que ponerle atención, no solo al café y al petróleo. Tenemos que fijarnos qué está pasando con el dólar, con el euro, hay que ver cómo están los indicadores macroeconómicos con Estados Unidos, ver qué pasa en Europa, todo en su conjunto.

No solo podemos ver un producto porque siempre hay otras cosas que puedan afectar, como los especuladores que pueden extender un poco más la caída o la subida, siempre hay que estar pendiente de todos los mercados. Algo que afecta el dólar puede afectar el café, el euro, el crudo, el maíz, el trigo, el azúcar, son muchos factores.

¿Contextualizándolo en el mercado nacional, la caída del café y el alza en el petróleo, qué consecuencias traerían para los pequeños y medianos productores?

Les afecta igual o peor, depende, tal vez para el cafetalero pequeño los costos usualmente son más bajos, porque no le ha metido tanta inversión a su finca o tecnología, y por lo tanto, no tiene costos financieros altos porque no fija en Bolsa, porque no fija a futuro, porque no lo exporta, ese tipo de factores les mantiene los costos relativamente bajos; entonces, todavía a un precio de 130 o 140 dólares hace ganancias.

Para un productor grande que tiene bastantes costos fijos, exportaciones etcétera, sus costos pueden andar por 120 o 130 dólares y con una caída a 140 dólares el margen se le reduce sustancialmente, pero obviamente una caída en los precios afecta igualmente al productor pequeño porque lo más seguro es que también, y esto especulando, al ver precios de 300 dólares en su momento empezó a invertir un poco más.

¿Cómo podría estar preparado el sector privado para contrarrestar esas consecuencias?

Hay métodos, y nosotros hemos hablado de usar la Bolsa de futuro, de fijar precios a futuro para proteger contra estas caídas, pero a muchos cafetaleros, por ejemplo, les ha costado entender qué se puede hacer, o simplemente no tienen el efectivo para poder hacerlo.

Nosotros no financiamos a nadie, simplemente el cafetalero tiene que venir, abrir su propia cuenta y fijar un precio del café, pero eso tiene un costo financiero.

Las recomendaciones…

Estar atento, fijar en el contexto del café, observar ese precio de 150 dólares, monitorearlo, y no entrar en pánico. Siempre deben tener en cuenta esos niveles, porque si rompemos hacia abajo podríamos tener otra “pata” hacia la baja.

En el caso del petróleo, para inversionistas quizá es un buen momento para empezar a acumular esa inversión o comprar acciones, porque se ve la tendencia y pareciera que es alcista, y de 80 dólares calculamos que va a llegar a su promedio de 95 dólares para este año.

Amplia experiencia

Contador de profesión, Raúl Amador Somarriba es especialista en Mercados Internacionales, con énfasis en análisis técnico; actualmente, tiene cinco años de experiencia en el trading activo de futuras, opciones, acciones, entre otros.

Cursó además un Posgrado de Financiamiento e Inversión a través de la Bolsa de Valores de Nicaragua en la Universidad Americana, UAM, y la Bolsa de Valores de Nicaragua, BVDN.

A la fecha realiza los análisis del Puesto de Bolsa. Estos los hace a través de la plataforma denominada Bloomberg, que le permite conocer todo lo relacionado acerca de productos como café, trigo, petróleo, oro, por citar algunos.

 

“Con respecto a Nicaragua, el café y el petróleo son los productos que tal vez más se afectan, y sí hay que ponerles atención”.